Polinesia Francesa

Pueblos indígenas en la Polinesia Francesa

La Polinesia Francesa es una antigua colonia de Francia. Aunque Francia adoptó la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, la población indígena de la Polinesia Francesa está luchando con problemas como el reconocimiento de las lenguas polinesias, compensación por las consecuencias sociales y sanitarias de los ensayos nucleares franceses y la explotación de los recursos naturales.

La Polinesia Francesa es desde 2004 una Colectividad de ultramar de 270,000 habitantes, de los cuales alrededor del 80% son polinesios. Como una colectividad, la Polinesia Francesa tiene una relativa autonomía política dentro de la República Francesa a través de sus propias instituciones locales, el Gobierno y la Asamblea de la Polinesia Francesa. El último censo que mencionó categorías étnicas fue en 1988. "Polinesios y similares" representaron el 80.58% de la población total.

Descolonización

Las solicitudes hechas al Comité de Descolonización de las Naciones Unidas en 2016 incluyeron el reconocimiento de las lenguas polinesias como idiomas oficiales junto con la ratificación francesa y francesa de la Carta Europea de Lenguas Regionales o Minoritarias. El estado francés considera que "la cuestión de la Polinesia Francesa" es un asunto de política interna, y hasta ahora no ha cooperado con la Cuarta Comisión de la Asamblea General de la ONU, que es responsable de las cuestiones de descolonización.

Principales desafíos para los pueblos indígenas de la Polinesia Francesa

Una de las principales luchas para los pueblos indígenas en la Polinesia Francesa se relaciona con el impacto de las pruebas nucleares. Con 20 años transcurridos desde el final de los ensayos nucleares, las asociaciones e iglesias polinesias continúan planteando importantes preocupaciones con respecto al reconocimiento de las consecuencias sociales y sanitarias, tanto morales como materiales, de esas pruebas, así como la forma en que se gestionan los residuos nucleares consiguientes .

La Iglesia Protestante de Mā'ohi denunció los ensayos nucleares en 1982. La iglesia, que defiende la tierra Mā'ohi, te fenua, el idioma reo maôhi y la gente, ha declarado que prevé llevar al estado francés ante los tribunales por crímenes de lesa humanidad a causa de la falta de atención del estado francés a las desgracias del pueblo. Las víctimas de los ensayos nucleares tienen dificultades para obtener una indemnización, a pesar de que esto se estableció en la Ley Morin de enero de 2010. Se indemnizaron 7 víctimas polinesias, a diferencia de los 1.043 casos presentados hasta finales de 2016.

Otra lucha de los pueblos indígenas de la Polinesia Francesa se relaciona con la explotación de recursos naturales y particularmente con los recursos minerales subacuáticos. En noviembre de 2015, el Ministro de ultramar recordó que la explotación de los recursos minerales era responsabilidad de la colectividad y no del Estado francés. Sin embargo, han surgido temores de que tales responsabilidades puedan redefinirse en beneficio del estado francés.

Finalmente, varios planes para crear o ampliar grandes instalaciones hoteleras han suscitado una fuerte reacción de las organizaciones locales de protección ambiental y cultural, como la Iglesia Protestante de Mā'ohi y asociaciones como Haururu.

El Mundo Indígena 2020: Polinesia Francesca

Antigua colonia francesa, la Polinesia Francesa es desde 2004 un Territorio Francés de Ultramar (Collectivité d'Outre-mer) de 277.000 habitantes (alrededor del 80 % de ellos son polinesios)[1] con relativa autonomía política dentro de la República Francesa a través de sus propias instituciones locales: el gobierno y la Asamblea de la Polinesia Francesa. A pesar de la recuperación del crecimiento económico y del aumento del turismo en los últimos tres años, la igualdad social ha disminuido. Las encuestas realizadas por el Instituto de Estadística de la Polinesia Francesa —en particular la encuesta sobre el presupuesto familiar de 2015— muestran que la desigualdad de ingresos es mayor en la Polinesia Francesa que en la Francia metropolitana. Esto puede explicarse en gran medida por el “muy deficiente esfuerzo de redistribución del sistema fiscal polinesio”[2], es decir, la falta de impuesto sobre la renta. En 2015, una quinta parte de la población polinesia vivía por debajo del umbral de pobreza.[3]

Continuar leyendo

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descargar El Mundo Indígena 2020

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto