• Pueblos indígenas en Tanzania

    Pueblos indígenas en Tanzania

El Mundo Indigena 2020: Tanzania

Se estima que Tanzania tiene un total de 125 a 130 grupos étnicos, que corresponden principalmente a las cuatro categorías de Bantúes, Cusitas, Nilo-hamitas y San. Aunque puede haber más grupos étnicos que se identifican a sí mismos como pueblos indígenas, cuatro grupos se han estado organizando a sí mismos y sus luchas en torno al concepto y al movimiento de los pueblos indígenas. Los cuatro grupos son los cazadores-recolectores Akie y Hadzabe, y los pastores Barabaig y Masái.

Aunque es difícil llegar a cifras exactas, ya que los grupos étnicos no están incluidos en el censo de población,1 las estimaciones de población sitúan a los Masái de Tanzania en 430.000, al grupo Datoga al que pertenecen los Barabaig en 87.978, a los Hadzabe en 1.0002 y a los Akie en 5.268. Si bien los medios de vida de estos grupos son diversos, todos ellos comparten un fuerte apego a la tierra, identidades distintas, vulnerabilidad y marginación. Asimismo, experimentan problemas similares en relación con la inseguridad de la tenencia de la tierra, la pobreza y la inadecuada representación política.

Tanzania votó a favor de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas en 2007, pero no reconoce la existencia de ningún pueblo indígena en el país y no existe una política o legislación nacional específica sobre los pueblos indígenas propiamente dicha. Por el contrario, se están desarrollando continuamente una serie de políticas, estrategias y programas que no reflejan los intereses de los pueblos indígenas en lo que respecta al acceso a la tierra y los recursos naturales, los servicios sociales básicos y la justicia, lo que da lugar a un entorno político cada vez más deteriorado y hostil tanto para los pastores como para los cazadores-recolectores.

La reducción del espacio para la sociedad civil

En 2019, la situación de los pueblos indígenas siguió siendo difícil, dada la situación general de Tanzania, en la que se ha reducido la libertad de expresión y se ha reducido el espacio para la sociedad civil. Dos importantes instituciones de derechos humanos: Amnistía Internacional3 y Human Rights Watch4 publicaron conjuntamente sus informes sobre Tanzania, en los que se documentaba un grave cierre del espacio cívico y la libertad de expresión, así como violaciones de los derechos humanos, incluidas desapariciones y el enjuiciamiento de periodistas y diferentes activistas. La situación ha dado lugar a una reducción de la información y la exposición de las violaciones de los derechos humanos, así como a una menor intervención de la sociedad civil en cuestiones de derechos humanos.

El cambio climático y los conflictos por la tierra

En 2019 se observaron continuos problemas causados por el cambio climático, el acaparamiento de tierras, los conflictos por la tierra, las violaciones de los derechos humanos, la violencia de género y la inseguridad alimentaria en diferentes partes de los territorios de los pueblos indígenas. El año 2019 fue un año en el que se informó de que la sequía en muchas zonas del norte de Tanzania provocó conflictos entre los pueblos indígenas y las autoridades de conservación en el Parque Nacional de Serengueti, el Parque Nacional de Tarangire y la Zona de Conservación de Ngorongro. Desde finales de octubre hasta finales del año se registraron fuertes lluvias en casi todo el país que salvaron el ganado, que se había agotado por la sequía. Sin embargo, se han reportado enfermedades del ganado después de estas lluvias.

En 2019, las organizaciones de la sociedad civil de los pueblos indígenas se organizaron en torno a la cuestión del cambio climático empoderando a las comunidades y haciendo participar a los encargados de la formulación de políticas en diferentes diálogos sobre leyes y políticas con miras a garantizar los derechos de pastoreo de los pueblos indígenas.

El proyecto de resiliencia climática de Simiyu

El 12 de diciembre de 2018, el Fondo Verde para el Clima (GCF) firmó un acuerdo de financiación con el Kreditanstalt für Wiederaufbau (KfW) (banco de desarrollo de Alemania, entidad acreditada por el GCF) para un proyecto de resiliencia climática destinado a hacer que las comunidades del norte de Tanzania sean más resistentes a las tensiones hídricas causadas por el cambio climático. Se trata de un proyecto de cinco años de duración con un presupuesto total de 143,4 millones de euros.

La subvención del FCM asciende a 102,7 millones de euros. Es la mayor subvención individual jamás otorgada por el GCF. El KfW cofinanciará el proyecto con más de 26 millones de euros, mientras que el Gobierno de Tanzania cubrirá el resto. El proyecto está diseñado de tal manera que el agua se extraerá del Lago Victoria, se bombeará a la Colina de Ngasamo y luego fluirá por gravedad hasta los distritos de Bariadi e Itilima. Habrá una tubería principal, y a lo largo de ella salidas más pequeñas a lo largo de 12 km a ambos lados de la tubería. Además, habrá un sistema de distribución de agua en tres ciudades, incluidas Bariadi y Lagangabilili. El suministro de agua es sólo para beber, no se ha previsto para el riego, el ganado o cualquier otra cosa. Según el documento del proyecto del KfW, el proyecto tiene el potencial de aumentar sustancialmente la resistencia al clima de los hogares rurales y urbanos, en particular de los pequeños agricultores.

El proyecto tiene dos fases. En la primera fase se pondrá agua a disposición de tres distritos, a saber, Busega, Bariadi e Itilima en la región de Simiyu. En la segunda fase  los beneficiarios serán el distrito de Maswa y el distrito de Meatu en la región de Simiyu, donde viven pueblos indígenas. Se trata de los pastores Datoga y los cazadores-recolectores Hadzabe que viven en zonas remotas fuera de Mwanhuzi, la sede del distrito de Meatu. Sin embargo, los pastores consideran que no se beneficiarán del proyecto y que han sido discriminados porque el proyecto no proporcionará agua para el ganado, lo cual es esencial para ellos. Aunque los cazadores-recolectores Hadzabe marginados viven a sólo dos kilómetros del lugar del proyecto, no se beneficiarán de él. Así pues, la cuestión relacionada con los derechos de los pueblos indígenas en este proyecto no es la del desalojo de sus tierras ancestrales, sino la de que se les nieguen los tan necesarios beneficios del proyecto. Según el Foro de PINGOs, esto va en contra de la política del FCM sobre los pueblos indígenas.

La cuestión del Gran Río Ruaha como nuevo desafío para los pueblos indígenas

En diciembre de 1993, el Gran Río Ruaha, que atraviesa el distrito de Usangu y Mbarali, dejó de fluir por primera vez en la historia. Esto se convirtió  en 1995 en un asunto de preocupación nacional cuando se culpó de la escasez de electricidad en Dar es Salaam a la continua desecación del río, que nuevamente se responsabilizó en parte a los pastores. En 2006-2007 el Gobierno de Tanzania expulsó a los pastores y su ganado de los distritos de Usangu y Mbarali, gran parte de los cuales iban a incorporarse a un Parque Nacional de Ruaha ampliado.

En 2019 el Vicepresidente de la República Unida de Tanzania, Samia Suluhu Hassan, estableció un grupo especial de tareas para rescatar la ecología del Gran Río Ruaha de la degradación ambiental desenfrenada y la desecación. Unos meses después, el Vicepresidente presentó un informe con las conclusiones del grupo de trabajo. Sin embargo, el lanzamiento fue ceremonial ya que el informe nunca estuvo a disposición del público. Sin embargo, durante una misión de investigación llevada a cabo por la organización coordinadora de los pueblos indígenas “PINGOs Forum” a mediados de 2019, el informe se filtró. El documento, entre otras cosas, perpetúa la propaganda contra los pueblos indígenas y los pastores que afirman que son una amenaza para la conservación del Gran Río Ruaha.5 Habida cuenta de los crecientes desafíos a los que se enfrenta el Gran Río Ruaha, el Gobierno ha anunciado que preservará la cuenca del río Ruaha a cualquier costo, incluso mediante un mayor desalojo de los pueblos indígenas de la zona.

Tanzania cancela el préstamo del Banco Mundial al SAGCOT

El Gobierno de Tanzania canceló en diciembre de 2018 un proyecto que iba a aportar más de 100.000 millones de chelines tanzanos para financiar a los pequeños agricultores en el marco del Corredor de Crecimiento Agrícola Meridional de Tanzania (SAGCOT). Se trata de un enorme proyecto de corredor agroindustrial que debía recibir el apoyo del Banco Mundial, y la cancelación se produjo después de que no se llegara a un acuerdo con el Banco Mundial sobre las modalidades para repartir 47 millones de dólares estadounidenses en el Fondo de Subvenciones Compartidas.6 Además, el Gobierno de Tanzania había llegado a la incómoda conclusión de que el objetivo de desarrollo del proyecto no se alcanzaría como se pretendía.

En enero de 2019 el Viceministro de Agricultura declaró que el SAGCOT ha llegado a muchos campesinos del corredor, que todavía se cree que provocará una revolución agrícola en el país y que el Gobierno está buscando socios serios para el proyecto de inversión del SAGCOT. Parece que la cancelación no significa que el Gobierno haya abandonado finalmente el proyecto, y que muchos de los funcionarios bien situados en el establecimiento del SAGCOT esperan que otros asociados para el desarrollo puedan llenar el vacío creado por la salida del Banco Mundial. Así pues, incluso si el proyecto SAGCOT permaneciera archivado en 2019, bien podría ser reactivado en el futuro; y todos los muchos riesgos asociados al acaparamiento de tierras de los pueblos indígenas en las áreas cubiertas por el SAGCOT podrían resurgir.

El sufrimiento de los residentes indígenas en la Zona de Conservación de Ngorongoro empeora

La conservación y la protección de la vida silvestre siguieron siendo en 2019 uno de los principales impulsores del despojo de tierras, los desalojos forzosos y las violaciones de los derechos humanos de los pueblos indígenas de Tanzania. El año 2019 fue muy duro para los cazadores-recolectores Masái, Barabaig y Hadza que viven en la mundialmente famosa Zona de Conservación del Ngorongoro (NCA) en el norte de Tanzania. La Autoridad de la Zona de Conservación del Ngorongoro (NCAA), la corporación estatal que se encarga de la gestión de la zona, ha venido expresando su preocupación por el deterioro de la NCA. La NCA es un sitio del patrimonio mundial de la UNESCO y una zona de uso múltiple de la tierra designada para promover la conservación de los recursos naturales, salvaguardar los intereses de los residentes indígenas y fomentar el turismo. El NCA será una zona protegida única en toda África en la que la conservación de los recursos naturales estará estrechamente integrada con el desarrollo humano y la protección del bienestar de los residentes indígenas. Sin embargo, a lo largo de los años la NCAA ha tratado, una y otra vez, de limitar los derechos de los residentes indígenas y de organizar la salida de los residentes de la NCA.7

A partir de febrero de 2019, se prohibió a los residentes/pastores indígenas la entrada del ganado en el cráter del Ngorongoro, el valle del Olmoti, el valle del Embakaai, el lago Ndutu, el bosque de Masek y la reserva forestal septentrional. El ganado sólo puede entrar ahora en el 25% de las zonas del NCA y les queda una porción muy pequeña de la superficie total de pastoreo. La misma zona pequeña y pobre también es utilizada por la vida silvestre. Más de 200.000 cabezas de ganado dependen de esta pequeña área de pastoreo donde también viven más de 2.000.000 de animales salvajes. Esta dependencia excesiva de una pequeña área lleva a la escasez de pastos y agua. Sólo los animales salvajes pueden trasladarse al Parque Nacional del Serengueti cuando los pastos y el agua escasean; los pastores tienen que quedarse.8

La ilegalización del pastoreo y la prohibición de las actividades agrícolas han hecho que muchos indígenas sigan siendo muy pobres dentro del NCA. Los informes de la Oficina Nacional de Estadística de 2017 y de la Comisión de Uso Múltiple de la Tierra de Ngorongoro de 2019 han admitido que hay una hambruna persistente y aguda en el NCA. Esto es una paradoja en una zona turística de alto nivel que genera miles de millones de chelines de Tanzania anualmente al gobierno de Tanzania. Además, hay una grave

escasez de agua limpia y segura para los seres humanos y los animales en el NCA, y los grandes hoteles y campamentos turísticos continuaron en 2019 tomando agua de las zonas de captación de agua en Ngorongoro.

En 2019, el Ministerio de Recursos Naturales y Turismo estableció dos importantes comisiones, a saber, la Comisión de Utilización Múltiple de la Tierra9 y la Comisión de Reforma Legislativa, que sugirieron el desalojo de los Masái de nueve aldeas del NCA.10 El desalojo propuesto obligará a los Masái y a su ganado a vivir en zonas muy pequeñas y extremadamente marginales. Esto reducirá seriamente las zonas de pastoreo y limitará la movilidad de los pastores de la zona, además, afectará gravemente los medios de vida de los pueblos indígenas de Ngorongoro.

La sociedad civil y los residentes han tratado de colaborar con las comisiones, pero la voluntad de éstas de aceptar esos intentos de colaboración y compartir sus recomendaciones ha sido limitada. Ha habido iniciativas de la sociedad civil para apoyar a los residentes a reunirse con el presidente de Tanzania y coordinar a las comunidades, pero esto todavía no ha dado resultados significativos.

Impactos de la expansión del Parque Nacional de Tarangire

En 2004, el Parque Nacional de Tarangire, situado en el norte de Tanzania, inició un proceso de definición de sus límites. El resultado fue que el parque se amplió de 2.600 km2 a 2.850 km2.11 Esta expansión del parque fue un duro golpe para muchas aldeas vecinas habitadas por muchos pastores. Todavía hoy, los aldeanos no tienen certeza del destino de las tierras de sus aldeas y se encuentran apretados en una pequeña zona, lo que dificulta la conservación de sus medios de vida y la adopción de mecanismos de resistencia al cambio climático.

En 2019, un comité de siete ministros presidido por el Ministro de Asuntos de Tierras, utilizando un helicóptero, entró en la aldea de Kimotorok (una de las aldeas vecinas del parque) siguiendo las directrices del presidente, donde escuchó rápidamente las opiniones de las autoridades locales de la aldea de Kimotorok, así como de algunos dirigentes de aldeas vecinas como Irkiushiooibor. A lo largo del año, tanto el Parque Nacional de Tarangire como la Reserva de Caza de Mkungunero continuaron atacando a los pueblos indígenas de la aldea de Kimotorok.

Apropiación de tierras en nombre de la preservación de la vida silvestre

En toda Tanzania, los pueblos indígenas han sufrido durante muchos años el acaparamiento de tierras, los desalojos forzosos y las violaciones de los derechos humanos conexas en nombre de la preservación de la vida silvestre. Un ejemplo de ello es la aldea de Vilima Vitatu, situada a unos 40 km al norte de la sede del distrito de Babati, en la región de Manyara. La aldea está habitada predominantemente por pastores agrícolas de Mbugwe y por la minoría de pastores de Barabaig. La aldea de Vilima Vitatu está situa da entre los parques nacionales del Tarangire y el lago Manyara. En 1999 se anexó una gran parte de la aldea (64%) para crear una zona de ordenación de la vida silvestre denominada Zona de Ordenación de la Vida Silvestre de Burunge.

Los pastores de Barabaig llevaron el caso a los tribunales y el 15 de marzo de 2013 el Tribunal de Apelación falló a favor de los pastores de Barabaig declarando que la Zona de Gestión de la Vida Silvestre se había establecido sin el consentimiento libre, previo e informado de los pastores de la aldea y que la tierra debía devolverse sin demora. Sin embargo, el Gobierno desalojó a los pastores Barabaig de la aldea, quemó 44 de sus casas y les ordenó que abandonaran la zona. En septiembre de 2018, el Comisionado del Distrito de Babati ordenó el desalojo del resto de las familias de la zona y quemó 23 casas. El diputado de Babati Rural y el concejal del distrito de Ngaiti proporcionaron tiendas de campaña a los pastores sin hogar de Barabaig. Sin embargo, los cazadores se mudaron y quemaron los refugios temporales que se habían construido. En 2019 hubo intentos infructuosos de informar al Vicepresidente sobre los sufrimientos de los pastores Barabaig. En repetidas ocasiones, los organismos de preservación de la vida silvestre de la Zona de Gestión de la Vida Silvestre de Burunge han incautado ganado y han extorsionado a los pastores para que paguen multas.

Del 7 al 9 de julio de 2019 el Comisionado del Distrito de Babati ordenó el desalojo de los pastores y pescadores Barabaig y Masái de las aldeas de Maramboi, Villima Vitatu y Minjingu, así como de la zona de Jangwani a lo largo de la costa oriental del lago Manyara. En total, se quemaron más de 300 casas de pastores y pescadores. El ataque dejó sin hogar a un número aún mayor de personas, entre ellas mujeres y niños.

El 15 de enero de 2019 el presidente de Tanzania, John Pombe Magufuli, emitió una declaración contra la apropiación de tierras en nombre de la conservación de la vida silvestre en el país. Insinuó que el desalojo de los pastores debería detenerse en todo el país hasta que se produzca una resolución participativa de los límites entre las zonas protegidas y las aldeas de pastores. Esto dio esperanzas a los pueblos indígenas; sin embargo, hasta finales de 2019 la mayoría de estos conflictos quedaron sin resolver.

Notas y referencias

  1. Datos de com, búsqueda de Masái; Datoga; Hadza. https://www. answers.com/
  2. Otras fuentes estiman que los Hadzabe son entre 1.000 y 1.500 personas. Véase, por ejemplo, Madsen, Andrew, 2000: Los Hadzabe de Derechos humanos y de tierra para una comunidad cazadora-recolectora. Copenhague: IWGIA.
  3. Amnistía Internacional. Tanzania 2017/2018. Consultado el 25 de febrero de 2020: https://www.amnesty.org/en/countries/africa/tanzania/report-tanzania/
  4. Human Rights Watch. Tanzania Acontecimientos de 2018. Consultado el 25 de febrero de 2020: https://www.hrw.org/world-report/2019/country-chapters/ tanzania-and-zanzibar
  5. “Restauración para la Cuenca de Ruaha, AS VP ordena la eliminación de los invasores”. DailyNews, 20 de mayo de 2017: https://www.dailynews.co.tz/news/ restoration-for-ruaha-basin-as-vp-orders-removal-of-invaders.aspx
  6. “El gobierno de Tanzania cancela el plan Sagcot de 100.000 millones de chelines”. The Citizen, 17 de mayo de 2019: https://www.thecitizen. tz/news/Tanzania-government-cancels-Sh100bn-Sagcot-sche- me/1840340-5119582-hwx1fuz/index.html
  7. UNESCO, Convención del Patrimonio Mundial. “La Declaración de Ngorongoro: Un gran avance para el patrimonio mundial africano y el desarrollo sostenible”. 6 de junio de 2016: https://whc.unesco.org/en/news/1506
  8. Parkipuny, S. (1991). Pastoreo, conservación y desarrollo en la gran región del Serengueti, Londres: IIED.
  9. Ministerio de Recursos Naturales y Turismo, “El modelo de uso de tierra múltiple de la Zona de Conservación de Ngorongoro: logros y lecciones aprendidas, retos y opciones para el futuro. Consultado el 25 de febrero de 2020: https://www.oaklandinstitute.org/sites/oaklandinstitute.org/files/pdfpreview/ got-mlum-review-clean.pdf
  10. Gwandu, Abraham “Ngorongoro kugawanywa”. Rai, 26 de septiembre de 2019: http://www.rai.co.tz/ngorongoro-kugawanywa/
  11. Revista 4.º trimestre de 2010: 43.

Edward Porokwa es abogado y defensor del Tribunal Superior de Tanzania. En la actualidad es el director ejecutivo del Foro de ONG indígenas de pastores (PINGOs Forum), una organización que agrupa a pastores y cazadores-recolectores de Tanzania. Es licenciado en derecho (LLB Hon) por la Universidad de Dar es Salaam y tiene una maestría en administración de empresas (MBA) de la Escuela de Administración ESAMI/Maastricht. Tiene 15 años de experiencia de trabajo con organizaciones de pueblos indígenas en las esferas de la promoción de los derechos humanos, el análisis de políticas, las cuestiones constitucionales y el cambio climático.

 

Este artículo es parte de la 34ª edición de El Mundo Índigena. La publicación es un resumen de los principales acontecimientos que los pueblos indígenas han vivido. Descarga El Mundo Indígena 2020 aquí

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descargar El Mundo Indígena 2020

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto