• Pueblos Indígenas en Sápmi

    Pueblos Indígenas en Sápmi

Mundo Indígena 2019: Sápmi

Sápmi es el nombre que utiliza el pueblo sámi para referirse a su territorio tradicional. Los sámi son un pueblo indígena originario de la parte norte de la península escandinava y áreas extensas de la península de Kola y viven en Suecia, Noruega, Finlandia y Rusia. Si bien no hay información fidedigna sobre la cifra exacta, su población se estima entre 50,000 y 100,000.

Alrededor de 20,000 viven en Suecia, lo que representa aproximadamente el 0.22% de la población total sueca de unos 9 millones. La parte noroeste del territorio sueco es el territorio tradicional del pueblo sámi. Estas tierras son utilizadas tradicionalmente para criar renos, realizar labores agrícolas y practicar la caza, recolección y pesca a pequeña escala. Entre 50,000 y 65,000 viven en Noruega, es decir, entre el 1.06% y el 1.38% de la población total noruega, estimada en unos 4.7 millones. Alrededor de 8,000 viven en Finlandia, lo cual representa aproximadamente el 0.16% de la población total finlandesa de aproximadamente 5 millones. Unos 2,000 viven en Rusia –una ínfima porción de la población total rusa.

Políticamente, los sámi están representados por tres Parlamentos sámi –uno en Suecia, uno en Noruega y uno en Finlandia– mientras que en la parte rusa están organizados en ONG. En 2000, los tres Parlamentos sámi establecieron un consejo conjunto de representantes denominado el Consejo Parlamentario Sámi. Este último no se debe confundir con el Consejo Sámi, una ONG central sámi que representa a grandes asociaciones nacionales (ONG) sámi de los cuatros países. Existen también otras instituciones importantes sámi, tanto a nivel regional como local, entre las que destaca la Universidad Sámi de Ciencias Aplicadas, una institución de investigación y educación superior dedicada a las necesidades de la sociedad sámi y en la que se utiliza principalmente el idioma sámi en todo el sistema académico. Suecia, Noruega y Finlandia votaron a favor de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas en septiembre de 2007, mientras que Rusia se abstuvo.

 

El reconocimiento constitucional y la Convención Sámi

Los gobiernos nórdicos han realizado, junto con los Parlamentos sámi en Finlandia, Noruega y Suecia, un esfuerzo común por elaborar un nuevo marco jurídico para la protección de los derechos

de los sámi mediante negociaciones sobre la Convención Nórdica Sámi. Las negociaciones duraron 6 años y se terminó de redactar la Convención Sámi en 2017. La propuesta aún se está examinando en los ministerios competentes de los Gobiernos de estos países.1 Tanto el Comité de Derechos Humanos (CDH) de la ONU como el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD, por sus siglas en inglés) han recomendado la rápida adopción de esta convención como una medida para fortalecer la protección de los derechos sámi y asimismo brindan un marco jurídico común para el mayor desarrollo de la autodeterminación sámi.

Dado que el proceso de redacción ha tomado tanto tiempo y se sigue acrecentando el número de casos en los que los sámi afirman que se han violado sus derechos, se ha intensificado la tensión política entre los sámi y los Estados nórdicos. Esto se debe principalmente a las políticas gubernamentales sobre el desarrollo en el Norte, que incluyen estrategias para acoger en mayor medida a la industria extractiva y proyectos de energía eólica en sus territorios. En este contexto, los sámi consideran la Convención Sámi como un documento importante que establece normas y que podría utilizarse para hacer frente a la desigualdad en el equilibrio de poder entre ellos y el Estado, así como para garantizar derechos humanos fundamentales para ellos. Uno de los aspectos más importantes de la Convención Sámi es que se basa en el derecho internacional existente y busca implementar estos derechos en un contexto nórdico.

Desde una perspectiva sámi, la reconciliación se considera un requisito para que se ejerciten efectivamente sus derechos humanos y para la conformación de una relación más fuerte entre los Estados y los pueblos sámi. En 2018, la iniciativa para el establecimiento de procesos de verdad y reconciliación con los sámi, lanzada por su Parlamentos y organizaciones dio algunos resultados. La Comisión de la Verdad y Reconciliación de los sámi y kven establecida por el Stortinget, el parlamento nacional en Noruega– fue nombrada e inició su trabajo.2 La comisión finalizará su informe para el Stortinget a más tardar en septiembre de 2022.3 Aún continúan deliberaciones sobre el establecimiento de procesos similares de reconciliación sámi en Finlandia y Suecia.4

De igual manera, se están sosteniendo diálogos paralelos con miras a fortalecer las estructuras de consulta y negociación entre los Parlamentos sámi y los Gobiernos en los tres países.5 En sus observaciones finales sobre el informe periódico más reciente de Noruega, el CDH recomendó que Noruega asegurara “la celebración de consultas relevantes con los pueblos sámi en la práctica y [que aprobara], en consulta con éstos, una ley de consultas con miras a obtener su consentimiento libre, previo e informado.”6  El Gobierno de Noruega presentó una propuesta para un capítulo especialmente dedicado a las consultas en la Ley Sámi en 2018, con base en consultas con el Consejo Parlamentario Sámi y el consentimiento del Parlamento sámi7. En 2019, se formó el nuevo Gobierno de Suecia, el cual proseguirá su diálogo con el Parlamento sámi sobre la Ley de Consultas a los Sámi.8 En Finlandia, aún no existe acuerdo entre el Parlamento sámi y el Estado sobre la revisión de la Ley del Parlamento Sámi. El Mecanismo de Expertos sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (EMRIP, por sus siglas en inglés) visitó Finlandia en 2018, en su primer compromiso nacional bajo su mandato revisado y brindó asesoramiento jurídico técnico sobre la forma de revisar la Ley del Parlamento Sámi con vistas a implementar normas internacionales de derechos humanos.9

La industria extractiva en territorios sámi

Los Estados nórdicos aún no cuentan con planes de acción para la implementación de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y Noruega es el único que ha ratificado el Convenio 169 de la OIT. Durante los últimos años, los sámi han reaccionado a los efectos de las políticas industriales del “Alto Norte”10 declarando moratorias alrededor del territorio sámi y reclamando la autodeterminación sámi respecto de ámbitos en los que existen controversias persistentes con los Estados o el sector privado. Declaraciones en las que ministros describieron el territorio sámi como un “cofre de tesoro” que contenía minerales que valían millones de dólares11, al igual que la promoción por parte de los Estados del mapeo y exploración de los ya cimientos ricos en minerales en el Norte, han polarizado aún más el debate político.

La Ley de Minería vigente en Suecia no contiene disposiciones que den cabida a derechos especiales relativos al pueblo sámi y las políticas mineras existentes parecen insuficientes para proteger los intereses de los sámi y sus derechos sobre tierras afectadas por la minería.12 Por consiguiente, en Suecia los sámi declararon moratorias a raíz del caso de la explotación minera en Gállok, que fue ampliamente difundido en la prensa internacional entre 2013 y 2015, como lo hicieron también los criadores de renos sámi, tanto del lado sueco como del lago noruego de Sápmi, en el caso de la explotación minera en Násavárri. El Parlamento sámi en Suecia ha declarado claramente que desea una moratoria sobre toda explotación en Sápmi, pero su reivindicación de la ratificación por parte de Suecia del Convenio 169 de la OIT, así como de su cumplimiento con normas internacionales de derechos humanos, no han generado hasta el momento ningún cambio significativo en la postura de Suecia con respecto a estas cuestiones.

El proyecto minero en Gállok es objeto de disputa porque estableció una mina de hierro en medio de tierras de pastoreo de renos en Gállok, lo cual ocasionó conflictos con las comunidades de criadores de renos a las que afectó. El caso aún está abierto. Activistas sámi, políticos y abogados, entre otros, llevan años protestando contra Beowulf, una empresa minera británica que cuenta con las concesiones mineras para extraer minerales en la zona. La empresa considera los intereses de los sámi como “competencia por el uso del suelo” y el Estado ha otorgado a la empresa protección contra medidas que pudieran obstaculizar la extracción potencial de minerales en el futuro.13 La empresa también cuenta con varios proyectos de exploración en la región de Laponia, del lado finlandés del territorio sámi. Aún está pendiente la decisión final de las autoridades suecas con respecto al caso de Gállok y continúan las protestas contra Beowulf.

En otra zona sámi, en el caso del monte Nasa, criadores de renos sámi provenientes de los pueblos de Svaipa, Grans y Semisjaur-Njarg y del distrito de cría de renos Saltfjell han declarado una moratoria sobre la minería en el monte Nasa14, una zona fronteriza entre Suecia y Noruega. La empresa Elkem AS ha solicitado la expropiación de los derechos de los sámi del monte Nasa para abrir una cantera para extraer cuarzo. La moratoria de Nasa significa que el uso del suelo, agua y aire no debe de ninguna manera vulnerar sus derechos o intereses en la zona geográfica de Nasa. De esta manera, los sámi prohíben explícitamente cualquier actividad minera, como preparativos, la prospección, la construcción de caminos u otras operaciones que alteren la cría de renos tradicional en la zona. Los pueblos sámi harán valer estas normas hasta que el gobierno autónomo local de ellos, el cual reconozca el pastoreo de renos como el uso de suelo primario, se haya incorporado en las leyes noruegas y suecas y hasta que se prohíban definitivamente la explotación minería y otros usos de suelo que violan derechos y provocan daños ambientales.

El Gobierno noruego ha evaluado la Ley de Minerales y concluyó que la ley debía introducir una nueva serie de normas para orientar a los ministerios en la evaluación de los impactos de la minería sobre las comunidades sámi y sus medios de subsistencia.15 En Noruega, las concesiones otorgadas por el Gobierno a la empresa minera de cobre Nussir, que incluyen un permiso para depositar residuos mineros tóxicos en un fiordo salmonero nacional protegido, Riehponvuotna/Repparfjorden, han desatado una protesta ambiental nacional por la protección de uno de los últimos ríos de salmón silvestre en Europa y los derechos de la cultura de los sámi del mar y de las siidas (familias) de cría de renos que se verán afectadas por este proyecto.16 El Gobierno ha proseguido con su política de permitir más actividad minera en los territorios sámi y ha continuado desestimando las objeciones jurídicas presentadas por el Parlamento sámi y organizaciones ambientales en el caso de Nussir.17

El impacto de la energía eólica renovable en territorios sámi

El gran número de megaparques eólicos que se han establecido y que siguen estableciéndose en territorio sámi en los tres países nórdicos son controvertidos desde una perspectiva ambiental y de derechos humanos de los sámi.18 Una de las paradojas de los proyectos de “energía verde” es que, en muchos casos, provocan la pérdida de tierras de los pueblos indígenas debido a la expropiación por parte del Estado de tierras utilizadas por pueblos indígenas. Por ende, los proyectos de desarrollo de “energía verde” pueden acabar amenazando la existencia misma de los medios de subsistencia tradicionales de esos pueblos.

El parque eólico Storheia en Fosen, Noruega, es uno de los megaparques recientemente establecidos y se encuentra actualmente en construcción.19 El Ministerio de Petróleo y Energía de Noruega ha otorgado permisos para llevar a cabo este parque eólico de 288 megavatios (MW), el cual forma parte del mayor proyecto de energía eólica en tierra desarrollado por el consorcio Fosen Vind. En diciembre de 2018, el CERD solicitó a Noruega que suspendiera el proyecto para que pudiera examinar una queja en el sentido de que perjudicaría la cría de renos de los sámi. El ministerio ha señalado que responderá a la correspondencia del CERD pero que desestimará la solicitud de medidas provisionales ya que el proyecto ya ha obtenido todos los permisos legales nacionales necesarios y el proyecto ya está casi terminado.20

El ferrocarril ártico

La línea ferroviaria hacia el océano Ártico es otro indicio del interés creciente de los dos Estados y del sector privado por la explotación de recursos naturales en Sápmi. El Parlamento sámi en Finlandia, Suoma Sámi Nuorat (una organización de jóvenes sámi), el Consejo Sámi y el colectivo de artistas sámi Suohpanterror, entre otros, se han opuesto firmemente al proyecto del ferrocarril ártico y sostienen que el derecho internacional otorga al pueblo sámi el derecho a consultas realizadas de buena fe para respetar el derecho al consentimiento libre, previo e informado (CLPI) en tales asuntos.

En la primavera de 2018, el Ministerio de Transporte y Comunicaciones en Finlandia fundó un grupo de trabajo fino-noruego con el fin de examinar con mayor detalle el establecimiento de una ruta entre Rovaniemi, Finlandia y Kirkenes, Noruega. Realizó su trabajo durante el periodo de mayo a diciembre de 2018. La función del grupo consistía en analizar el impacto (social) del ferrocarril a nivel nacional, regional, europeo y mundial, así como la calendarización potencial y los próximos pasos del proyecto. Al grupo se le encomendó también que examinara los problemas fundamentales del establecimiento de la ruta ferroviaria en relación con el medio ambiente, los trámites para la obtención de permisos, los costos y la financiación, entre otros aspectos. El Parlamento sámi y la reunión de aldea de los sámi skolt, así como sus cooperativas de cría de renos, fueron representados en el grupo de trabajo. Los resultados de estas evaluaciones aún no se han hecho públicos, pero los representantes de los sámi han manifestado que sus opiniones no se incluyeron correctamente en el informe. Por lo tanto, el Parlamento sámi ha solicitado negociaciones con el Ministerio, de conformidad con la sección 9 de la Ley del Parlamento Sámi.21

En 2018, con el apoyo de activistas sámi, Greenpeace se manifestó en contra de la explotación industrial del Gran Bosque del Norte en el territorio sámi en el norte de Finlandia.22 Temen que la explotación de los bosques no fragmentados amenace su cultura, ya que estos bosques son esenciales para su cría tradicional de renos. El ferrocarril industrial previsto no solamente atravesaría y destruiría los bosques de la tierra natal sámi, sino que también repercutiría negativamente en la gestión tradicional de la cría de renos.23

La protección de los derechos de pesca de los sámi 

El Acuerdo de Pesca del río Deatnu/Tana/Teno24 es un tratado entre Finlandia y Noruega sobre los derechos a la pesca de salmón en el río Deatnu. Los Parlamentos noruego y finlandés aprobaron en 2017 el Acuerdo de Pesca del río Deatnu sobre la pesca en el curso de agua denominado Tana y normas relacionadas y relativas a los cursos de agua, pese a la fuerte y tajante oposición de los Parlamentos sámi en Noruega y Finlandia, la administración de recursos pesqueros del río Tana, los municipios involucrados, todas las organizaciones de titulares de derechos y pescadores de salmón locales sámi.25 Los Parlamentos sámi sostienen que el acuerdo tiene deficiencias materiales y procesales que atentan contra los derechos humanos.26 Los Parlamentos sámi abogan por modificaciones en el acuerdo para que se respeten los derechos de pesca consuetudinarios de los sámi que viven en el valle de Deatnu. El movimiento Ellos Deatnu, iniciado por activistas, políticos y pescadores tradicionales locales sámi, surgió como una respuesta a la aprobación de este acuerdo sin la debida participación, evaluaciones de impacto y CLPI de los Parlamentos sámi y los sámi con derechos de pesca.27 El movimiento Ellos Deatnu es un movimiento activista dirigido por indígenas, con sede en la zona transfronteriza en Deatnu, donde activistas indígenas declararon la autodeterminación sámi y una moratoria sobre un islote en el río Deatnu.28

El acuerdo de Tana es un intento, por parte de Noruega y Finlandia, de proteger el salmón ya que el valle de Deatnu alberga una de las poblaciones más diversas de salmón en el mundo. Sin embargo, las comunidades sámi locales sostienen que los derechos de pesca con técnicas tradicionales utilizadas por ellos han sido reducidos de forma desproporcionada –en un 80%–, mientras que la pesca recreativa ha disminuido en un 30 a 40%. Esto se considera discriminatorio y una amenaza a la pesca tradicional de salmón practicada por los sámi en el valle.29 Los sámi sostienen que la propiedad del río y el derecho a gestionar la pesca que se practica allí corresponden al pueblo local y no a los Estados nacionales.

La Ley de Pesca (379/2015) vigente en Finlandia limita los derechos de pesca de los sámi de una manera que restringe de una manera no razonable las prácticas culturales sámi. Algunos titulares de derechos locales sámi, quienes forman parte de la comunidad local sámi del río de Deatnu, y que se oponen actualmente a estas normas restrictivas en el río de Deatnu al seguir pescando de la forma tradicional sin el permiso de la empresa forestal estatal Metsähallitus. El Gobierno finlandés está procesando a cuatro sámi por pesca ilegal de conformidad con el capítulo 28, sección 10 del Código Penal, ya que no contaban con los permisos necesarios para pescar en ríos de los que el Estado reclama como suyos. Los cuatro sámi niegan haber cometido delito alguno por haber practicado su cultura en aguas utilizadas por su pueblo desde tiempos inmemoriales. En 2018, se fundó una organización de derechos humanos de los sámi llamada ALVA, con el fin de promover sus derechos humanos.30 ALVA está apoyando actualmente a los sámi que enfrentan cargos por pesca ilegal en Finlandia.31

Recomendaciones por parte de los órganos de tratados de la ONU

 En 2018, Noruega recibió recomendaciones por parte del CERD, de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), de la Convención contra la Tortura y del Comité de Derechos Humanos. Suecia recibió recomendaciones por parte del CERD.32 Entre otras cosas, se incluyen recomendaciones sobre medidas específicas para poner fin a la violencia y a las agresiones sexuales contra las mujeres sámi, reconocer legalmente los derechos de los sámi con respecto a sus tierras y recursos, garantizar consultas efectivas y el CLPI y mejorar el marco jurídico sobre el territorio sámi y sus derechos de pesca y cría de renos. Además, los órganos de tratados exhortan a los Estados a que atiendan las inquietudes pendientes planteadas por el Parlamento sámi y faciliten la rápida adopción de la Convención Nórdica Sámi, así como un seguimiento de las propuestas del Comité de Derechos Sámi.33 No existe entre los países ningún seguimiento coordinado de las recomendaciones sobre los derechos sámi. Existen también proyectos de investigación recientes que abordan los desafíos con respecto a la protección de sus derechos, a la luz de cambios en el derecho internacional.34

Notas y referencias

  1. Para más información sobre la Convención Nórdica Sámi, véase Indigenous World 2018, pp. 30-32.

  2. Los kven son descendientes de inmigrantes provenientes de Finlandia y constituyen una de las minorías nacionales reconocidas de Noruega. Los miembros sámi son minoría en la Comisión y el presidente es el antiguo líder del Partido Demócrata Cristiano noruego, el Dagfinn Høybråten.

  3. Para más información sobre el mandato de la Comisión de la Verdad y Reconciliación de los sámi y kven en Noruega:

  4. Acerca del proceso de reconciliación en Finlandia: http://bit.ly/2Tl1WHc

  5. Para más información sobre la propuesta de una nueva ley de consultas a los sámi en Suecia y la propuesta de la incorporación de un nuevo capítulo sobre las consultas a la Ley Sámi (Sameloven) en Noruega, véase Indigenous World 2018,

  6. 33. Esta última propuesta fue presentada ante el Stortinget, el Parlamento noruego, en 2018, pero el Parlamento aún no ha emitido su decisión final. El Parlamento sámi en Noruega dio su consentimiento a las modificaciones propuestas en 2018.

  7. CCPR/C/NOR/CO/7, Observaciones finales sobre Noruega, párr. 37 b).

  8. Véase Regjeringen.no, “Sametingsrådet og regjeringen enige om lovregler for konsultasjoner” en: http://bit.ly/2TlZDDF

  9. El Parlamento sámi en Suecia rechazó el primer proyecto de ley sobre las consultas ya que determinó que no cumplía con normas internacionales. Para más información sobre las experiencias de los sámi con las consultas, véase Christina Allard: The Rationale for the Duty to Consult Indigenous Peoples: Comparative Reflections from Nordic and Canadian Legal Contexts, in Arctic Review on Law and Politics, Vol. 9/2018, p. 25-43.

  1. Véase la nota de asesoría del Mecanismo de Expertos de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, con fecha de 28 de marzo de 2018, en: http://bit.ly/2TbYjTZ

  2. Véase la Oficina del Primer Ministro, “Northern area strategy between geopolitics and social development.” Disponible en: http://bit.ly/2Tb3Ryw ; La Oficina del Primer Ministro, Finlandia. “Finland’s Strategy for the Arctic Region 2013.” Disponible en: http://bit.ly/2Tesef7 ; Véase Las Oficinas del Gobierno de Suecia. “Sweden’s strategy for the Arctic Region.” Disponible en: http://bit.ly/2T9ieU1

  3. Véase NRK, “The treasury in the north.” Disponible en: http://bit.ly/2Tb498A

  4. Véase A/HRC/18/35/Add.2 en: http://bit.ly/2ThTSH1

  5. Véase Beowulf Mining para saber más sobre el proyecto de Gállok/Kallak en: http://bit.ly/2TmEgC8

  6. Véase NRK, “You are welcome today, but we don’t want you in the ” Disponible en: http://bit.ly/2T894ay

  7. Véase Regjeringen.no, “Evaluation of the Mineral Act” en: http://bit.ly/2Tp3tw0

  8. Véase The Independent, “Norway approves copper mine in Arctic described as ’most environmentally damaging project in country’s history’” en: https://ind.pn/2ThVron

  9. Véase Newsinenglish.no, “Sparks fly over Finnmark mining” en: http://bit.ly/2ThsFV6

  10. Véase Environmental Justice Atlas, “Large-scale Wind Farm in Sami reindeer land, Sweden” en: http://bit.ly/2TpzW5n

  11. Para ver un mapa de todos los parques de energía eólica/turbinas eólicas previstos y finalizados en Noruega, consulte los datos oficiales relativos a Noruega en: http://bit.ly/2TkAeu1

  12. Véase Reuters, “Norway to build wind farm despite concerns of reindeer herders” en: https://reut.rs/2Th88jo

  13. En el grupo de trabajo, el Parlamento sámi fue representado por el 1er vicepresidente Heikki Paltto; las cooperativas sámi de cría de renos por Osmo Seurujärvi, presidente del distrito de Muddusjärvi; y la reunión de aldea de los sámi skolt por Veikko Véase The Barents Observer en http://bit.ly/2Tp3Uq8 para saber más.

  14. Véase Greenpeace International, “Industrial railway line and logging threaten the Sámi homeland” en: http://bit.ly/2Tp3Zdq

  15. Véase Greenpeace International, “On track for disaster — how the Arctic Railway will affect you and the climate” en: http://bit.ly/2TenxB2

  16. Deatnu es el nombre original del río en sámi septentrional, se conoce como Tana en noruego y Teno en finés.

  17. Véase The Barents Observer, “Sámi Parliaments continue fight over fishing in Teno River” en: http://bit.ly/2TkjO4O

  18. Véase Sametinget, “The periodic report of the Sámi Parliament in Norway, to the ILO (2018)” en: http://bit.ly/2TkB6Pj

  19. Para saber más sobre el consentimiento libre, previo e informado desde una perspectiva de derechos humanos, véase el estudio del Mecanismo de Expertos sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, A/HRC/39/62, 10 de agosto de 2018.

  1. Véase “Niillas Holmberg & Sara Marielle Gaup – ELLOS DEATNU” en: http://bit.ly/2TmHFAQ (video) y “Ellos Deatnu! It’s the Local People” en: http://bit.ly/2TgyRN3 (video)

  2. Véase Equal Times, “The EU’s last indigenous peoples fight for self-determination and land rights” en: http://bit.ly/2TbZIKf

  3. Para saber más sobre ALVA, véase samihumanrights.org

  4. Véase Samihumanrights.org, “Fishing Rights” en: http://bit.ly/2Th8G8W

  5. Véase CERD/C/SWE/CO/22-23, Observaciones Finales, Suecia, 6 de junio de 2018.

  6. Observaciones Finales del CERD, Noruega, 2 de enero de 2019, CERD/C/NOR/ CO/23-24, Observaciones Finales de la CDN, 4 de julio de 2018, CRC/C/NOR/ CO/5-6, Observaciones Finales del Comité de Derechos Humanos, 28 de abril de 2018, CCPR/C/NOR/CO/7, Observaciones Finales de la Convención contra la Tortura, 5 de junio de 2018, CAT/C/NOR/CO/8.

  7. Véase la Universidad de Laponia, “Report: Sámi people’s rights should be reinforced to comply with the Constitution and international law” en: http://bit.ly/2Th8M0i

Laila Susanne Vars es abogada indígena sámi proveniente de Guovdageaidnu, el territorio sámi del Norte en Sápmi/Noruega. Fue la primera mujer indígena sámi en obtener un doctorado en derecho en 2010. Cuenta con un doctorado en derecho internacional por la Universidad de Tromsø en Noruega. Actualmente es miembro del Mecanismo de Expertos sobre los Derechos de Pueblos Indígenas (EMRIP), miembro de la Junta Directiva Internacional del IWGIA y directora de investigación en la Institución Nacional de Derechos Humanos (INDH) de Noruega.

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descargar El Mundo Indígena 2020

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto