• Procesos e Iniciativas Internacionales

El Mundo Indígena 2020: Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO

La Convención sobre la protección del patrimonio mundial cultural y natural (Convención del Patrimonio Mundial) fue aprobada por la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en 1972. Con 193 Estados parte, es uno de los tratados multilaterales más ampliamente ratificados en la actualidad. Su principal objetivo es la identificación y protección colectiva de los sitios del patrimonio cultural y natural de “valor universal excepcional”

. La Convención encarna la idea de que algunos lugares son tan especiales e importantes que su protección no es solamente responsabilidad de los Estados en los que se encuentran, sino también un deber de la comunidad internacional en su conjunto.

La aplicación de la Convención está regida por el Comité del Patrimonio Mundial, integrado por 21 Estados parte. El Comité mantiene una lista de los sitios que considera de valor universal excepcional (“Lista del Patrimonio Mundial”) y vigila la conservación de estos sitios para asegurar que estén adecuadamente protegidos y salvaguardados. Los sitios solo pueden incluirse en la lista tras una propuesta formal del Estado parte en cuyo territorio están situados, y están clasificados como sitios del Patrimonio Mundial natural, cultural o mixto.

Un gran número de sitios del Patrimonio Mundial se superponen con los territorios de los pueblos indígenas. Aunque la mayoría de ellos están clasificados como puramente sitios naturales, sin reconocimiento de los aspectos culturales indígenas, también hay algunos sitios que están listados por sus valores culturales indígenas o por las interrelaciones entre la naturaleza y la cultura indígena.

El Comité del Patrimonio Mundial cuenta con el apoyo de una secretaría (el Centro del Patrimonio Mundial de la Unesco) y tres órganos consultivos: la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS) y el Centro Internacional de Estudios de Conservación y Restauración de los Bienes Culturales (ICCROM). Estos órganos proporcionan evaluaciones técnicas de las propuestas de inscripción en el Patrimonio Mundial y ayudan a supervisar el estado de conservación de los sitios patrimonio de la humanidad. En 2001, el Comité del Patrimonio Mundial rechazó una propuesta indígena de establecer un Consejo de Expertos de los Pueblos Indígenas sobre el Patrimonio Mundial (WHIPCOE) como órgano asesor adicional.

Abusos de los derechos humanos por parte de los ecoguardas en los sitios del Patrimonio Mundial: alegaciones contra el WWF

En marzo de 2019, BuzzFeed News comenzó a publicar una serie de artículos que llamaban la atención sobre una pauta de graves abusos de los derechos humanos relacionados con las actividades de conservación realizadas o financiadas por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en los parques nacionales de África y Asia.1 Según estos artículos, que han recibido una amplia cobertura de los medios de comunicación internacionales, el WWF ha financiado y equipado durante años a las fuerzas contra la caza furtiva acusadas de golpear, torturar, agredir sexualmente y asesinar a los indígenas que viven cerca de los parques nacionales que patrullan. Lo que no se ha destacado en los medios es que casi todos los parques implicados son sitios del Patrimonio Mundial: el Parque Nacional de Salonga (República Democrática del Congo), el Parque Nacional de Lobéké (Camerún), el Parque Nacional de Chitwan (Nepal), el Parque Nacional de Kaziranga (India) y la Reserva Especial de Dzanga-Sangha (zona de amortiguamiento del patrimonio de la humanidad, República Centroafricana).2 Según BuzzFeed, los informes internos del WWF advirtieron sobre los abusos durante años, pero fueron mantenidos en secreto por la dirección de la organización.3 En respuesta a las acusaciones, el WWF ha encargado un examen independiente dirigido por la ex Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay.4

43ª Sesión del Comité del Patrimonio Mundial, Bakú, junio y julio de 2019

El 43º periodo de sesiones del Comité del Patrimonio Mundial, celebrado en Bakú (Azerbaiyán), fue muy importante para los pueblos indígenas, ya que se añadieron varias disposiciones importantes sobre los pueblos indígenas a las directrices operacionales de la Convención del Patrimonio Mundial, y el Comité del Patrimonio Mundial integró por primera vez referencias a los derechos humanos en las directrices. También fue notable el número excepcionalmente alto de participantes indígenas, que se debió a varios factores: la ponderación por parte del Comité del Patrimonio Mundial de dos nominaciones de paisajes culturales indígenas (Budj Bim y Writing-on-Stone); dos eventos paralelos centrados en los pueblos indígenas, organizados por el Centro del Patrimonio Mundial y el Foro Internacional de los Pueblos Indígenas sobre el Patrimonio Mundial (IIPFWH)5; y una subvención especial del Gobierno de Canadá para apoyar la participación de los miembros en el IIPFWH.

Enmiendas a las directrices operacionales

Al hacer suya la política de desarrollo sostenible del patrimonio mundial de 2015 (WH-SDP), que alienta a los Estados a adoptar un enfoque basado en los derechos humanos e incluye una sección especial sobre los pueblos indígenas, el Comité del Patrimonio Mundial pidió al Centro del Patrimonio Mundial que elaborara propuestas de cambios en las directrices operativas para traducir los principios de la política en procedimientos operativos reales. Por consiguiente, en mayo de 2019, el Centro presentó una serie de propuestas de enmienda al Comité para que las examinara en su reunión de Bakú.6 Al elaborar las propuestas relativas a los pueblos indígenas, el Centro se basó en la política de desarrollo sostenible del patrimonio mundial (2015), la política de la Unesco sobre los pueblos indígenas (2017) y las recomendaciones del Seminario Internacional de Expertos sobre la Convención del Patrimonio Mundial y los pueblos indígenas (Copenhague, 2012).

Después de debatir las propuestas en un grupo de trabajo durante el periodo de sesiones de Bakú, el Comité del Patrimonio Mundial realizó una serie de enmiendas a las directrices operacionales, algunas de las cuales son muy importantes para los pueblos indígenas y la protección de sus derechos. Por ejemplo, debido a las enmiendas, las directrices ahora deben: 

  • exigir a los Estados que obtengan el consentimiento libre, previo e informado (CLPI) de los pueblos indígenas antes de incluir sitios que afecten a las tierras, territorios o recursos de los pueblos indígenas en sus listas tentativas de posibles sitios del Patrimonio Mundial (el primer paso hacia la inclusión en la Lista del Patrimonio Mundial);
  • hacer obligatorio que los Estados demuestren el CLPI de los pueblos indígenas cuando nominen sitios para la Lista del Patrimonio Mundial (anteriormente esta era solo una práctica recomendada);
  • alentar a los Estados a que adopten un enfoque basado en los derechos humanos en los procesos de identificación, designación, gestión y protección de los sitios del Patrimonio Mundial;
  • alentar a los Estados a que incorporen las normas internacionales de derechos humanos y los principios de la política de la Unesco sobre los pueblos indígenas en sus actividades relacionadas con el Patrimonio Mundial;
  • declarar que los Estados deben colaborar estrechamente con los pueblos indígenas en la gestión de los sitios del Patrimonio Mundial mediante la elaboración de acuerdos de gobernanza equitativos, sistemas de gestión colaborativa y mecanismos de resolución;
  • reconocer que, en los sitios naturales, la diversidad biológica y la diversidad cultural pueden estar estrechamente vinculadas y ser interdependientes.7

Decisiones notables sobre nominaciones específicas

El Comité del Patrimonio Mundial volvió a examinar varias nominaciones que afectaban a los territorios de los pueblos indígenas, y añadió varios sitios indígenas a la Lista del Patrimonio Mundial. El paisaje cultural Budj Bim (Australia), situado en el país tradicional del pueblo Gunditjmara en el sudeste de Australia, fue inscrito como paisaje cultural vivo en reconocimiento de la importancia del complejo sistema de acuicultura desarrollado por los Gunditjmara para atrapar, almacenar y cosechar anguilas. El sitio está compuesto en su totalidad por tierras que son propiedad de grupos aborígenes o están gestionadas en forma cooperativa por ellos, y la designación fue preparada por los propios propietarios tradicionales.

Writing-on-Stone/Áísínai’pi (Canadá), un paisaje sagrado y sitio de arte rupestre en las Grandes Llanuras del norte, fue incluido en la lista como un paisaje cultural que ofrece un testimonio excepcional de las tradiciones culturales vivas del pueblo Pies Negros. En la declaración del valor universal excepcional se señala que los Pies Negros “participan plenamente en la gestión de Writing-on-Stone/Áísínai’pi”, y el expediente de la nominación contiene una descripción detallada de la participación de los Pies Negros a lo largo del proceso de nominación y una declaración de apoyo de los Jefes de la Confederación de los Pies Negros.

Paraty e Ilha Grande (Brasil), que comprende el centro histórico de la ciudad colonial de Paraty y cuatro zonas protegidas del Bosque Atlántico, fue incluido en la lista como sitio mixto (cultural y natural). El área incluye varias comunidades indígenas y tradicionales (Guaraní, Quilombola y Caiçara), cuya continua relación con el paisaje del Bosque Atlántico está reconocida en la declaración del valor universal excepcional. Sin embargo, aunque en la declaración del valor universal excepcional se afirma que “las comunidades tradicionales han participado en la elaboración de la nominación y en los procesos de gestión”, el expediente de nominación no contiene ninguna prueba de su consentimiento libre, previo e informado. Al inscribir el sitio, el valor universal excepcional recomendó que Brasil “fortaleciera los mecanismos de gobernanza participativa para consagrar los principios del CLPI... en el proceso de gestión”.8

El Comité del Patrimonio Mundial también reconsideró la nominación del complejo forestal Kaeng Krachan (Tailandia), que había remitido en 2015 y 2016 debido a las preocupaciones por las persistentes violaciones de los derechos humanos de las comunidades Karen en el complejo forestal Kaeng Krachan, las posibles consecuencias negativas de la condición de Patrimonio Mundial para sus medios de vida y la falta de consultas de Tailandia con los Karen en relación con la nominación. En la decisión de remisión de 2016 se pedía a Tailandia que “lograra un consenso de apoyo a la nominación... que fuera plenamente coherente con el principio de CLPI” antes de volver a presentar la candidatura.

Al recibir la nueva nominación presentada, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza solicitó asesoramiento sobre la situación de los Karen a la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH). La ACNUDH respondió con una comunicación conjunta de cuatro mandatos9 de derechos humanos de las Naciones Unidas en la que se expresaban serias preocupaciones por los supuestos ataques y el renovado acoso a los Karen por parte de las autoridades de conservación y por la continua falta de consultas con los Karen y el fracaso de Tailandia en la búsqueda de su consentimiento libre, previo e informado. En la comunicación también se advierte sobre “el impacto negativo que la condición de Patrimonio Mundial puede tener en los medios de vida tradicionales de los Karen, en el ejercicio de sus derechos sobre la tierra y en la posible exposición a los desalojos forzosos”. Destaca que “no se han adoptado medidas adecuadas para abordar estas preocupaciones entre 2015 y... 2019”. Por lo tanto, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza recomendó aplazar (en lugar de remitir) la candidatura, ya que solo un aplazamiento proporcionaría el tiempo necesario para abordar las preocupaciones, y sugirió que se pidiera a Tailandia que se comprometiera directamente con la Oficina del Alto Comisionado para resolver las preocupaciones en materia de derechos humanos.10

Sin embargo, durante el debate del Comité del Patrimonio Mundial en Bakú, muchos miembros del comité presionaron para que se hiciera una inscripción inmediata, ya que Tailandia afirmó que había promulgado dos nuevas leyes que protegían los derechos de las comunidades locales en las zonas de conservación (Ley de Parques Nacionales; Ley de Conservación y Protección de la Vida Silvestre). Tailandia declaró que esas leyes representaban un “importante cambio de paradigma” y garantizaban que se protegieran los medios de vida de los Karen y que estos participaran en la labor de conservación de conformidad con el principio del consentimiento libre, previo e informado.11 No obstante, debido a la insistencia de algunos otros miembros del comité, el Comité del Patrimonio Mundial decidió hacer otra remisión, pidiendo a Tailandia que “demuestre que todas las preocupaciones han sido resueltas, en plena consulta con las comunidades locales, de conformidad con el párrafo 123 de las Directrices operativas [sobre el CLPI de los pueblos indígenas]”.12

Decisiones notables sobre el estado de conservación de sitios específicos

El Comité del Patrimonio Mundial examinó el estado de conservación de 166 sitios del Patrimonio Mundial, incluidos múltiples sitios situados en territorios de pueblos indígenas. Varias de las decisiones adoptadas por el Comité en este contexto se refieren a los medios de vida y los derechos de los pueblos indígenas o a sus funciones en la gestión de los sitios y la toma de decisiones.

En varios casos, el Comité del Patrimonio Mundial pidió a los Estados parte pertinentes que garantizaran el respeto de los derechos de los pueblos indígenas o su participación en los procesos de toma de decisiones. Por ejemplo, en la decisión del Comité sobre la Reserva de la Biosfera del Río Plátano se pide a Honduras que asegure la plena participación de los pueblos indígenas en una importante modificación planeada de los límites del sitio.13 En la decisión sobre la zona de conservación del Parque Nacional del Gran Himalaya se pide a la India que asegure una participación significativa de los pueblos indígenas en la gobernanza y la gestión, incluso en los esfuerzos en curso para ampliar considerablemente la zona del Patrimonio Mundial (se prevé la inclusión del Parque Nacional de Khirganga).14 La decisión sobre el Sangha Trinacional (Camerún, República Centroafricana y Congo) insta a los Estados parte a que redoblen sus esfuerzos para “lograr una mayor participación de las comunidades locales y reconocer los derechos y los medios de vida tradicionales de las comunidades indígenas Baka, así como los esfuerzos para garantizar el respeto de los derechos humanos por parte de los guardabosques del parque”.15 La decisión sobre el Parque Nacional Kahuzi-Biega alienta a la República Democrática del Congo a continuar las acciones que apoyan la autonomía de las comunidades Batwa y el reconocimiento de sus derechos y medios de subsistencia tradicionales.16 La decisión sobre el sistema de lagos de Kenia insta a este país a que continúe sus esfuerzos para aplicar la decisión de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos17 sobre los Endorois, y la del Parque Nacional Wood Buffalo elogia a Canadá por su compromiso con “una participación justa, transparente y significativa de todos los interesados y titulares de derechos legítimos... de conformidad con la política de la Unesco sobre la participación de los pueblos indígenas”.18

Varias decisiones del Comité del Patrimonio Mundial se refieren a los traslados en curso o previstos de comunidades indígenas de sitios específicos. Por ejemplo, la relativa al Karst del sur de China se refiere a la reubicación de la antigua aldea Sani de Wukeshu, que, tras años de protestas de los pobladores, está siendo destruida para dar paso a la construcción de viviendas turísticas.19 La decisión “observa con reconocimiento” la información proporcionada por China de que los procesos de reubicación se llevaron a cabo con el consentimiento de la población afectada y pide a China que “garantice que todo programa de reubicación de ese tipo se ajuste a la política de desarrollo sostenible del patrimonio mundial de 2015 y a las normas internacionales pertinentes”.20 De manera similar, en la decisión sobre la zona escénica de Wulingyuan se pide a China que se asegure de que todo programa de reubicación esté en consonancia con la política de desarrollo sostenible del patrimonio mundial de 2015 y garantice la consulta efectiva,

la compensación justa, el acceso a los beneficios sociales y la preservación de los derechos culturales.21 En Wulingyuan viven tres pueblos de minorías étnicas diferentes, los Tujia, Miao y Bai, que han sido objeto de varias oleadas de “reasentamiento ecológico” desde que la zona fue declarada Patrimonio natural de la humanidad en 1992.22

Otro ejemplo es la decisión sobre el Parque Nacional de Salonga (República Democrática del Congo), que pide al Estado parte:

que garantice que el procedimiento de reasentamiento fuera del parque de las comunidades de Yaelima sea voluntario y conforme a las políticas de la Convención y a las normas internacionales pertinentes, incluidos los principios del CLPI, la compensación justa, el acceso a los beneficios sociales y la preservación de los derechos culturales.23

Organizaciones de conservación como el WWF han presionado durante años para que se retire a los Yaelima de sus tierras tradicionales dentro del parque.24 En 2018, la República Democrática del Congo informó al Comité del Patrimonio Mundial de que “los gestores de la propiedad, con el apoyo de Wildlife Conservation Society, habían iniciado un proceso para el reasentamiento voluntario de las comunidades Yaelima fuera del parque”; sin embargo, hasta la fecha la República Democrática del Congo no ha facilitado más información sobre este “reasentamiento voluntario”.25

Por último, en la decisión sobre el área de conservación de Ngorongoro (Tanzania) se pide al Estado parte que aplique todas las recomendaciones de una misión de supervisión de la Unesco de marzo de 2019 (incluida la recomendación de “seguir promoviendo y fomentando el reasentamiento voluntario de las comunidades... desde el interior de la propiedad hacia el exterior para 2028”), y se alienta a Tanzania a “hacer participar a las comunidades locales... en la exploración de soluciones de medios de vida alternativos a su actual plan de reasentamiento voluntario, de conformidad con las políticas de la Convención y las normas internacionales pertinentes”.26 La Unesco, el Comité del Patrimonio Mundial y los órganos consultivos han identificado durante muchos años el aumento de la población humana como una importante amenaza para los valores universales excepcionales del sitio y han recomendado repetidamente que Tanzania promueva la “reubicación voluntaria” de las comunidades de pastores Masái en zonas fuera del área de conservación de Ngorongoro.

Avances posteriores en el área de conservación de Ngorongoro

En septiembre de 2019, el Gobierno de Tanzania anunció un plan para dividir el área de conservación de Ngorongoro en cuatro zonas de gestión distintas. El plan, que se detalla en un examen exhaustivo del Modelo de uso múltiple de la tierra,27 ampliaría el tamaño del área de conservación de Ngorongoro de 8100 km2 a 12.083 km2 al incluir partes de dos zonas controladas de caza adyacentes: la zona controlada de caza de Loliondo y la zona controlada de caza del lago Natron. Al mismo tiempo, se crearían nuevas zonas restringidas dentro del área de conservación de Ngorongoro, lo que reduciría considerablemente la tierra disponible para los Masái para el pastoreo, la vivienda y la agricultura, que son vitales para sus medios de vida. Según los observadores locales, esto sería devastador dado que los Masái ya se enfrentan a una grave inseguridad alimentaria como resultado de las restricciones existentes. El plan implicaría el desalojo de personas de amplias zonas del distrito de Ngorongoro, incluidas partes del actual área de conservación de Ngorongoro, y ha sido fuertemente rechazado por los representantes de los pastores.28

Los comentaristas locales han puesto de relieve el “papel atroz de la Unesco en el nuevo plan”,29 vinculándolo directamente a las recomendaciones de la misión de vigilancia de 2019. Esta misión expresó una vez más diversas inquietudes acerca de los efectos del pastoreo, los asentamientos humanos y el cultivo, y alentó a Tanzania a “completar el ejercicio de examen del Modelo de uso múltiple de la tierra y compartir los resultados con el Centro del Patrimonio Mundial y los órganos consultivos para asesorar sobre el modelo de uso de la tierra más apropiado, incluso en lo que respecta al asentamiento de las comunidades locales en áreas protegidas”.30 Además, al parecer la Comisión Nacional de Tanzania para la Unesco aboga por el abandono total del Modelo de uso múltiple de la tierra y el traslado de personas para crear una reserva natural, conservando únicamente los asentamientos tradicionales (bomas) para el turismo cultural.31

Avances en el Parque Nacional de Kahuzi-Biega

Tras el asesinato de un niño Batwa por los guardias del parque en 2017, el proceso de Diálogo de Whakatane entre las autoridades de conservación y el territorio Batwa se ha detenido. El diálogo tenía por objeto abordar los persistentes problemas de subsistencia de los Batwa, que fueron desalojados por la fuerza del Parque Nacional Kahuzi-Biega (PNKB) en la década de 1970 y que ahora viven en una situación de extrema pobreza en la periferia del parque. En agosto de 2018, más de 200 familias Batwa decidieron regresar a sus tierras ancestrales y comenzaron a ocupar zonas del parque sin autorización de las autoridades de conservación. Esto dio lugar a un aumento de las actividades prohibidas, como la caza, la tala de madera y la fabricación de carbón vegetal en algunas partes del parque (en cierta medida realizadas por personas no indígenas) y a un aumento de la tensión entre los Batwa y los guardias del parque. Una serie de enfrentamientos violentos a mediados de 2019 provocó la muerte de tres individuos Batwa y dos ecoguardas.32 En septiembre se organizó una reunión de diálogo de alto nivel en Bukavu para encontrar formas para resolver los conflictos. En esta reunión, los representantes del Gobierno provincial, las autoridades de conservación y las familias Batwa acordaron trabajar juntos para una coexistencia pacífica de los ecoguardas y los Batwa con el fin de conservar los excepcionales valores biológicos del Parque Nacional Kahuzi-Biega. El Gobierno hizo varias promesas a los Batwa, entre ellas la concesión de tierras fuera del parque, la provisión de casas de ladrillo, la escolarización de los niños Batwa, la construcción de un centro de salud y la contratación de individuos Batwa como ecoguardas.33 Con base en estas promesas, las familias Batwa abandonaron voluntariamente en noviembre los espacios que habían ocupado en el Parque Nacional Kahuzi-Biega.34

Sin embargo, a finales de enero de 2020, ocho individuos Batwa, a quienes las autoridades del parque acusaron de realizar actividades agrícolas ilegales y de fabricar carbón vegetal en el parque, fueron detenidas por el Ejército congoleño en un pueblo cercano al Parque Nacional Kahuzi-Biega y acusadas de conspiración criminal, posesión ilegal de armas de fuego y destrucción intencionada del parque. El 4 de febrero, tras un juicio falso de un día ante un tribunal militar, seis Batwa fueron condenados a 15 años, y dos a un año de prisión. Según la organización Forest Peoples Programme, con sede en el Reino Unido,

las autoridades del parque no han mostrado ninguna voluntad de cumplir ninguno de los compromisos que han contraído con las comunidades en conversaciones anteriores y, en cambio, han tomado la vía de la violencia y la intimidación para mantener al pueblo Batwa fuera del parque por la fuerza... [Ellos] no están seriamente interesados en un diálogo genuino.35

En un hecho no relacionado, la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, en su 64º periodo ordinario de sesiones, decidió admitir una denuncia de derechos humanos presentada en nombre de los Batwa desalojados del Parque Nacional Kahuzi-Biega en la década de 1970. Al declarar la denuncia admisible, la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos consideró que los recursos internos en la República Democrática del Congo no estaban suficientemente disponibles ni eran eficaces ni eficientes para garantizar una resolución adecuada de las violaciones que los Batwa sufrieron.36

Avances en relación con el complejo forestal de Kaeng Krachan

En septiembre de 2019, el Departamento de Investigaciones Especiales de Tailandia anunció que el defensor de los derechos humanos de los Karen, Porlajee “Billy” Rakchongcharoen, que había desaparecido del Parque Nacional Kaeng Krachan, había sido asesinado, ya que se encontró un fragmento de su cráneo quemado en un barril de aceite sumergido en un yacimiento dentro del Parque Nacional Kaeng Krachan. Billy fue visto por última vez en abril de 2014 bajo la custodia de funcionarios del Parque Nacional Kaeng Krachan, que lo habían detenido por presunta recolección ilegal de miel silvestre. En el momento de su desaparición, estaba involucrado en una demanda contra los funcionarios del parque en relación con la quema de las casas de los Karen durante una serie de desalojos forzosos en 2011. A principios de noviembre de 2019 se dictaron órdenes de detención contra el exjefe del Parque Nacional Kaeng Krachan y otros tres funcionarios del parque bajo la sospecha del asesinato de Billy, y posteriormente el Departamento de Investigación presentó cargos penales.37

Aproximadamente al mismo tiempo, a fines de noviembre, Tailandia fue elegida miembro del Comité del Patrimonio Mundial por la 22ª Asamblea General de los Estados Parte y anunció que “impulsaría su programa” y volvería a presentar inmediatamente la nominación del complejo forestal Kaeng Krachan para que el Comité lo examinara en 2020.38

Notas y referencias

  1. “La guerra secreta del WWF” (“WWF’s Secret War”). Consultado el 2 de marzo de 2020: https://www.buzzfeednews.com/collection/wwfsecretwar
  2. Otra zona señalada por Buzzfeed, la zona protegida propuesta de Messok Dja (Congo), forma parte del denominado paisaje “TRIDOM”, que es uno de los principales objetivos de la Iniciativa sobre los Bosques del Patrimonio Mundial de África Central, una iniciativa de colaboración entre el Centro del Patrimonio Mundial, el Fondo Mundial para la Naturaleza y otras entidades, destinada, entre otras cosas, a fortalecer la lucha contra la caza furtiva. Véase https://whc.unes.co.org/en/cawhfi/; y Unesco, 2010, Patrimonio Mundial en la Cuenca del Congo.
  3. “Los ejecutivos del WWF fueron advertidos de las atrocidades generalizadas por los guardabosques anticacería que la organización benéfica financió”(“WWF Executives Were Warned Of Widespread Atrocities By Anti-Poaching Rangers The Charity Funded”). BuzzFeed, 17 de octubre de 2019: https://www. buzzfeednews.com/article/katiejmbaker/wwf-executives-marco-lambertini-warned-abuses
  4. Revisión independiente del WWF. Consultado el 2 de marzo de 2020: https:// wwf.panda.org/wwf_news/wwf_independent_review_/
  5. Unesco. “Los pueblos indígenas subrayan que el idioma es clave para salvaguardar el Patrimonio Mundial” (“Indigenous Peoples stress that language is key to safeguarding World Heritage”). 10 de julio de 2019: https://whc.unesco. org/en/news/2013
  6. Doc. WHC/19/43.COM/11A.
  7. La lista completa de enmiendas figura en la Decisión 43 COM 11ª
  8. Decisión 43 COM 8B.10.
  9. Referencia: OTH 7/2019, 28 de febrero de 2019. Se envió una comunicación similar al Comité del Patrimonio Mundial.
  10. Doc. WHC/19/43.COM/INF.8B2.ADD.
  11. Véase el Doc. WHC/19/43.COM/INF.18, pág. 339.
  12. Decisión 43 COM 8B.5.
  13. 43 COM 7A.4.
  14. 43 COM 7B.8.
  15. 43 COM 7B.30.
  16. 43 COM 7A.8.
  17. 43 COM 7B.33.
  18. 43 COM 7B.15.
  19. M. Swain, 2014, “Gestión de mitos en los imaginarios del turismo”, https://www. berghahnbooks.com/title/SalazarTourism
  20. Decisión 43 COM 7B.4. Según el informe del SOC de China de 2018, 390 de los 422 hogares del antiguo pueblo habían firmado un “acuerdo de reubicación voluntaria” y se habían reasentado a mediados de 2018, mientras que 31 familias permanecían en el antiguo pueblo. Véase https://whc.unesco.org/en/list/1248/ documents/.
  21. Decisión 43 COM 7B.6.
  22. K. Wang et al., 2019, “Residents’ Diachronic Perception of the Impacts of Ecological Resettlement in a World Heritage Site”, https://www.mdpi.com/1660- 4601/16/19/3556; F. Han, 2008, “Cross-Cultural Confusion”, en Nelson y Callico.tt, editores, The wilderness debate rages on. UGA Press.
  23. Decisión 43 COM 7A.10.
  24. M. Hopson, 2011, “The Wilderness Myth”, https://whc.unesco.org/en/list/1248/ documents/
  25. Documentos. WHC/18/42.COM/7A.Add (2018); WHC/19/43.COM/7A.Add (2019).
  26. Véase la Decisión 43 COM 7B.39 y https://whc.unesco.org/document/174817
  27. Extractos del examen Modelo de uso múltiple de la tierra están disponibles en https://www.oaklandinstitute.org/unesco-ngorongoro-conservation-area-report-related-documents

28. Véase Instituto Oakland https://www.oaklandinstitute.org/dividing-ngorongo.ro-conservation-management-resettlement-plan; y S. Nordlund, http://termi.temoundview.blogspot.com/2019/10/after-60-years-of-ncaa-ngorongoro-chief. html

29. Instituto Oakland, ibíd.

30. Convención sobre la protección del patrimonio mundial, cultural y natural. Informe de la misión. 13 de junio de 2019: https://whc.unesco.org/document/174817.

31. Véase la página 88 del informe del Modelo de uso múltiple de la tierra.

32. Kenrick, Justin “Diariamente se reportan nuevos enfrentamientos entre ecoguardas e individuos Batwa en la RDC” (“New clashes between eco-guards and Batwa in the DRC are reported daily”). Forest Peoples Programme, 2 de agosto de 2019: https://www.forestpeoples.org/en/whakatane-mechanism-rights-ba.sed-conservation/news-article/2019/drc-batwa-need-avenue-peacefully

33. Véase “Un diálogo de alto nivel en el proceso de la protección sostenible del parque nacional Kahuzi-biega en Bukavu” (“Un dialogue de haut niveau sur le processus de la protection durable du parc national de kahuzi-biega à Bukavu”) 22 de septiembre de 2019: http://www.kahuzibiega.org/2019/09/22/; y “Sud-Ki.vu: durante su visita al PNKB, el ministro Claude Nyamugabo, habla de paz entre el ICCB y los Pigmeos” (“Sud-Kivu: en visite au PNKB, le ministre Claude Nyamugabo prêche la paix entre l’ICCB et les pygmées”). 10 de octubre de 2019: https://laprunellerdc.info/sud-kivu-en-visite-au-pnkb-le-ministre-claude-nyamugabo-preche-la-paix-entre-liccn-et-les-pygmees/

34. Archivos periodísticos: 06/11/2019: https://www.radiomaendeleo.info/2019/11/06

35. “Actualización: las comunidades Batwa y el Parque Nacional Kahuzi-Biega” (“Update: Batwa communities and the Kahuzi-Biega National Park”) Forest Peoples Programme, 14 de febrero de 2020: https://www.forestpeoples.org/ en/lands-forests-territories/news-article/2020/update-batwa-communities-and-kahuzi-biega-national-park. Para más información sobre el juicio, vea “El juicio Kasula: castigo sin justicia” (“The Kasula Trial: punishment without justice”). Forest People Programme, 14 de febrero de 2020: https://www.forest.peoples.org/en/lands-forests-territories/news-article/2020/kasula-trial-punishment-without-justice

36. Minority Rights International Group. “RDC: la decisión de admisión de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos sobre un caso de desalojo de un pueblo indígena de sus tierras ancestrales representa un faro de esperanza” (“DRC: The admissibility decision of the African Commission on Human and Peoples’ Rights on a case involving the eviction of Indigenous people from their ancestral lands represents a beacon of hope”) 2 de julio de 2019: https://minorityrights.org/2019/07/02/

37. Para más información, véase: “Billy, el activista Karen desaparecido de Tailandia y la aldea incendiada” (“Thailand’s disappeared Karen activist Billy and the burned village”). BBC Thai, 2 de enero de 2020: https://www.bbc.com/news/ world-asia-50823872 y Topics: “El asesinato de Billy” (“Bily murdered”) en Bangkok Post: https://www.bangkokpost.com/topics/1746074/billy-murdered. En enero de 2020, los fiscales del Estado retiraron los cargos de homicidio contra los oficiales debido a una presunta falta de evidencia; sin embargo, el Departamento de Investigación de Tailandia que impugnaría el fallo de los fiscales ante el fiscal general. Véase: “Tailandia: se retiran los cargos del homicidio del activista” (“Thailand: Charges Dropped in Activist’s Murder”). Human Rights Watch, 3 de febrero de 2020: https://www.hrw.org/news/2020/02/03/thailand-char.ges-dropped-activists-murder

38. “Ser miembro del Comité del Patrimonio Mundial aumenta las posibilidades de entrar en la Lista” (“World Heritage Committee membership ups chance for listings”) Bangkok Post, 29 de noviembre de 2019: https://www.bangkokpost.com/ thailand/general/1804444/world-heritage-committee-membership-ups-chance-for-listings#cxrecs_s

Stefan Disko trabaja como consultor independiente en cuestiones relacionadas con los pueblos indígenas, el patrimonio y los derechos humanos. Tiene una maestría en Etnología y Derecho Internacional de la LMU de Múnich y una maestría en Estudios del Patrimonio Mundial de la BTU de Cottbus.

 

Este artículo es parte de la 34ª edición de El Mundo Índigena. La publicación es un resumen de los principales acontecimientos que los pueblos indígenas han vivido. Descarga El Mundo Indígena 2020 aquí

CONTINÚA CONECTADO

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descargar El Mundo Indígena

Reciba información actualizada mensualmente cuando se suscriba a nuestro boletín de noticias

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

Informar posible mala conducta, fraude o corrupción

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto