• Pueblos indígenas en Zimbabue

    Pueblos indígenas en Zimbabue

Mundo Indígena 2019: Zimbabue

Aunque el Gobierno de Zimbabue no reconoce a ningún grupo específico como indígena del país, dos pueblos se autoidentifican como tales: los san tshwa (tjwa, tsoa, tshwao, cuaa) que viven en el oeste y los doma (vadema, tebomvura) del distrito de Mbire en el centro-norte. La población estimada es de 2.800 tshwa y 1.350 doma en Zimbabue, aproximadamente el 0,03% de la población total del país que en 2018 ascendía a 14.030.368 habitantes.

Muchos de los tshwa y doma viven por debajo del umbral de pobreza y conforman uno de los segmentos más pobres del país. La información socioeconómica disponible sobre ambos grupos es limitada, aunque a finales de 2013 se recopilaron datos de referencia base sobre los tshwa y en 2018 se hizo seguimiento. Ambos, los tshwa y doma han de afanarse en la búsqueda de alimento y continúan dependiendo en cierta medida de recursos de plantas, animales e insectos silvestres. La mayoría de hogares tshwa y doma tienen economías diversificadas, trabajando a menudo para miembros de otros grupos en agricultura, pastoralismo, turismo y pequeñas empresas. El envío de remesas monetarias por parte de familiares y amigos que trabajan en ciudades, granjas comerciales o minas, tanto dentro como fuera del país, constituyen una pequeña proporción de los ingresos totales de los tshwa y doma. Como en el caso de otros zimbabuenses, algunos tshwa y doma han emigrado a otros países, entre ellos, Botsuana, Mozambique, Sudáfrica y Zambia, en busca de oportunidades para obtener ingresos, empleo y mayor seguridad.

A pesar de las mejoras en años recientes, el cumplimiento de derechos humanos básicos en Zimbabue continúa siendo un desafío. Zimbabue es parte signataria de CERD, CRC, CEDAW, ICCPR e ICESCR. Sin embargo, los informes del país en el marco de estas convenciones se encuentran ampliamente retrasados, aunque se han realizado esfuerzos en 2018 para cumplir los requisitos. Zimbabue también votó a favor de la adopción de la DNUDPI. En los últimos años, Zimbabue ha participado también en el proceso del Examen Periódico Universal (EPU) del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, cuya reunión más reciente se celebró el 2 de noviembre de 2016. Al igual que muchos Estados africanos, Zimbabue no ha firmado el único convenio internacional de derechos humanos relativo a pueblos indígenas, el Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales de 1989.

No existe legislación específica sobre los derechos de los pueblos indígenas en Zimbabue. Sin embargo, el idioma “koisan” está incluído en la Constitución de Zimbabue revisada en 2013 como uno de los 16 idiomas reconocidos en el país y en el Gobierno se percibe cierta sensibilización sobre la necesidad de mayor información y mejores enfoques para reducir la pobreza y aumentar el bienestar de las minorías.

Elecciones

Entre el 23 y el 31 de julio de 2018 se celebraron elecciones nacionales en Zimbabue. Dichos comicios los ganó el partido ZANUPF (Zimbabue African National Union-Patriotic Front, Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico) y Emmerson Mnangagwa fue elegido presidente. Se produjeron denuncias de distribución de alimentos para fines partidistas, particularmente en Matabeleland Norte, intimidación a votantes y violencia antes y después de las elecciones.1

En las elecciones votaron relativamente pocas personas san, en parte porque no disponen de los documentos requeridos como carnets de identidad. Algunos san declararon que las elecciones para ellos eran un espectáculo lejano ya que tenían pocas oportunidades de participar en las mismas.2

Grave situación económica

Un número considerable de tshwa, doma y otros zimbabuenses se vieron gravemente afectados por el continuado declive en la situación económica del país en 2018. Existían esperanzan entre indígenas y otros zimbabuenses de que el nuevo gobierno de Emmerson Mnangagwa produciría mejoras en sus condiciones.

En 2018 los san doma y tshwa se enfrentaron a constante discriminación, inseguridad alimentaria, bajas tasas de empleo, participación política restringuida y falta de acceso generalizado a servicios sociales.3

Doma, tshwa y otros trabajadores agrícolas en Zimbabue resultaron perjudicados por cambios en sus condiciones laborales en granjas comerciales y pequeñas explotaciones familiares de reasentamiento en el oeste y norte de Zimbabue.4 Trabajadores agrícolas del oeste y norte de Zimbabue dieron a conocer que habían estado varios meses en 2018 sin recibir salario y algunos de ellos manifestaron que los propietarios de las granjas no les proporcionaron alimentos. A menos del 50% de los tshwa y doma se le suministraron productos básicos por parte del Gobierno de Zimbabue y ONG mediante varios programas en 2018.5

Política, legislación y autoorganización san

En 2018 no se promulgaron nuevas políticas ni se aprobaron leyes sobre pueblos indígenas y minorías en Zimbabue. La Constitución de Zimbabue fue traducida al idioma san tjwao, en virtud del reconocimiento del idioma “koisan” en la Constitución.

La Comisión de Derechos Humanos de Zimbabue (ZHRC), que en junio de 2016 había realizado una visita a comunidades san del distrito de Tsholotsho, aún no había elaborado su informe sobre los san a finales de 2018.6

Cuatro representantes de Zimbabue asistieron a un taller regional sobre san e inclusión patrocinado por el Departamento de Desarrollo Económico y Social de las Naciones Unidas, celebrado en Windhoek (Namibia) entre los días 3 y 5 de diciembre de 2018. Dos representantes gubernamentales del Ministerio de Administración Local, Obras Públicas y Vivienda Nacional y dos representantes del Fondo para el Desarrollo San Tsoro-o-tso, Davy Ndlovu y Christopher Dube, acudieron a la reunión, la primera reunión internacional san a la que asistieron san zimbabuenses y funcionarios gubernamentales.

La única organización san en Zimbabue, el Fondo para el Desarrollo San Tsoro-o-tso (TSDT) estuvo muy activa durante 2018. Se trata de un fondo registrado que reivindica y facilita el desarrollo de personas tshwao/san del suroeste de Zimbabue. TSDT ha estado trabajando desde 2012 para mejorar los medios de vida y bienestar de las comunidades san marginadas y según opinión de los observadores opera eficazmente a pesar de una considerable falta de recursos.7

El 16 de febrero de 2018, el Fondo para el Desarrollo San Tsoro-otso, con el apoyo de la Iniciativa de Sociedad Abierta para África del Sur (OSISA), celebró en Bulawayo una conferencia titulada “Tierra, idioma e identidad: la historia de los san en Zimbabue”.8 Se trataba de dar continuidad a la presentación del informe conjunto del Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas, OSISA y el Gobierno de Zimbabue sobre los san del país que se realizó en noviembre de 2017. Uno de los asuntos planteados en la conferencia fue el escaso beneficio que la reforma agraria había proporcionado a los san.9 Este encuentro, como otros que implican debates sobre asuntos de tierra y derechos humanos en el país, fue seguido muy de cerca por funcionarios gubernamentales. Los san de Tsholotsho han escrito una carta pidiendo al Gobierno su propio consejero y jefe.10

Tierra, conservación y medios de vida

Tanto tshwa como doma sufren la presión de la policía de la República de Zimbabue y el Departamento de Parques Nacionales y Gestión de la Fauna y Flora por supuesta caza ilegal dentro y en los alrededores de áreas de conservación y parques nacionales. Algunos de los incidentes se referían a la matanza de elefantes y otros animales con cianuro, una sustancia venenosa utiliza en la minería de oro.

En agosto de 2018, se produjo en el Parque Nacional Zambezi un intento de envenenamiento de animales salvajes utilizando naranjas con cianuro. Dos cazadores furtivos fueron arrestados y en sus casas se encontró cianuro y cable de cobre obtenido ilegalmente. Fueron acusados y encarcelados por estos actos delictivos.

Decenas de cazadores furtivos han sido arrestados en la zona de Hwange, según el Fondo Bhejane, una organización de conservación sin ánimo de lucro que realiza labores de vigilancia contra actividades de caza furtiva en el sector norte de Hwange y se dedica a proyectos hídricos para animales y al desarrollo de instalaciones turísticas. La Fundación International contra la Caza Furtiva ha apoyado operaciones de protección de fauna y flora junto con guardaparques del Departamento de Parques Nacionales y Gestión de la Fauna y Flora que han estado implicados en tiroteos y arrestos de presuntos “cazadores furtivos”.11 Sin embargo, no existen pruebas de que personas tshwa hayan estado involucradas en delitos relacionados con fauna y flora o trafico de productos de fauna y flora en 2018.

El Parque Nacional Hwange es la zona protegida más extensa de Zimbabue y una zona primordial de turismo. Con una superficie de 14.651 km2, Hwange contiene la población más grande y diversa de animales salvajes, reptiles, anfibios y aves del país. Posee una rica historia arqueológica y contiene enclaves relacionados con buscadores, agricultores, comerciantes y exploradores.12 Hwange, que fue testigo del desalojo de san y otras personas en la década de 1920, constituye un importante motor económico para el oeste de Zimbabue. Descendientes de los tshwa obligados a trasladarse por la creación del parque nacional, ahora un lugar Patrimonio de la Humanidad, viven en Tsholotsho y Bulilima-Mangwe. Todos ellos tienen amplias interacciones con otros grupos, incluyendo nambya, kalanga y ndebele, para los que trabajan algunos tshwa a cambio de alimentos, dinero u otros productos.13 En noviembre de 2018, funcionarios gubernamentales comunicaron al Fondo para el Desarrollo San Tsoro-o-tso que los tshwa podrían desarrollar un campamento turístico dentro de Hwange y los visitantes podrían acceder al campamento, lo que beneficiaría a los tshwa, a través de una puerta en el límite sur de Hwange.

En el valle del Zambezi medio, los doma también estaban sufriendo las consecuencias de la coexistencia entre seres humanos y vida silvestre y han de enfrentarse a dificultades porque sus campos son invadidos por elefantes y antílopes y sus ganados son devorados por leones y otros depredadores. Las tierras doma ya se habían restringido a causa del Parque Nacional Chewore y la zona de safari de Dande, así como también por inmigración rural interna y crecimiento de la población. Los doma manifestaron su necesidad de acceder a tierras adicionales sobre las que pudieran obtener derechos legales.14

Unos pocos doma han sido tiroteados y arrestados por supuestas actividades de caza furtiva en el área de Kanyemba y la zona de safari de Chewore. Las relaciones entre los doma y los guardaparques del Departamento de Parques Nacionales y Gestión de la Fauna y Flora son tensas.15

Género, juventud y participación

Tshwa y doma manifestaron su preocupación en reuniones comunitarias sobre la violencia doméstica y los abusos físicos y verbales que se ejercen sobre mujeres y niños.

A diferencia de Botsuana, Namibia y Sudáfrica, Zimbabue no tiene una Red de Juventud San, en parte por la falta de acceso de la mayoría de san a internet. La Política Nacional de Género, que se centra en el bienestar de las mujeres, fue presentada a personas tshwa de Tsholotsho en reuniones celebradas a nivel de comunidad en 2018. La reacción comunitaria fue positiva.

En 2018, un amplio número de niños tshwa han podido asistir a la escuela en el distrito de Tsholotsho, aunque la tasa de abandono escolar es aún alta antes del séptimo curso. El Fondo para el Desarrollo San Tsoro-o-tso proporciona apoyo a dos centros de desarrollo para la primera infancia en los barrios 7 y 8 del subdistrito, y la ONG ayuda a cubrir los costes de niños tshwa que asisten a centro de educación secundaria.

En 2018, el Gobierno de Zimbabue, con la asistencia de Plan International, una organización no gubernamental, abrió una nueva escuela de primaria en Mgodimasili en el distrito de Tsholotsho con el fin de atender las necesidades de la comunidad san. Antes, los escolares san tenían que recorrer más de 10 km para llegar a las únicas escuelas primarias en las dos áreas de Butababili y Skente. Si bien la escuela está más cerca de algunos de los tshwa, el pago de las tasas académicas continúa siendo un problema para loa hogares san.16

El 6 de septiembre de 2018, se informó de que un lingüista de la Universidad de Zimbabue ayudaría a pagar las tasas académicas de 24 estudiantes san para asistir al centro de educación secundaria Landa John Nkomo en Tsholotsho siempre que la escuela enseñara el idioma tsjwao/tjwao en el colegio, una recomendación respaldada por el Fondo para el Desarrollo San Tsoro-o-tso que ha abogado desde hace largo tiempo por la necesidad de que los estudiantes san sean educados en su propio idioma.17

Esperanzas para el futuro

A finales de 2018, los pueblos indígenas de Zimbabue continuaban presionando al Gobierno para conseguir un tratamiento equitativo y justo ante la ley y el pleno reconocimiento de sus derechos sociales, políticos, económicos y culturales. Algunos tshwa y doma manifestaron que estaban alentados por una mayor sensación de que sus preocupaciones iban a ser abordadas por el nuevo gobierno elegido en julio de 2018. Defensores de derechos humanos y organizaciones no gubernamentales se mostraron también esperanzados ante la posibilidad de que se tuviera en mayor consideración su punto de vista sobre las situaciones de comunidades indígenas y marginadas en Zimbabue.

Notas y referencias

  1. Comisión de Derechos Humanos de Zimbabue (ZHRC) 2018. Preliminary Election Monitoring Report, 23 July – 31 July, Harare: Zimbabwe Human Rights Commission. www.zhrc.org (consultado 24 de diciembre de 2018).
  2. Ndlovu, 2018. Elections a distant Spectacle for the San. Zimbabwe Independent, 24 de mayo de 2018.
  3. Ndlovu 2018a. Annual Report of the Tsoro-o-tso San Development Trust for 2018. Tsholotso: Tsoro-o-tso San Development Trust; D. Ndlovu 2018b. Socialization and re-socialization of the Tjwa in Zimbabwe: A struggle to maintain cultural identity Tsholotsho: Tsoro-o-tso San Development Trust; D. Ndlovu 2018c. My Culture, My Pride: Reclaiming the Tjwa Cultural Identity. Tsholotsho: Tsoro-o-tso San Development Trust. Véase también R.K. Hitchcock, B. Begbie Clench, D. Ndlovu, A. Murwira, and I. Mberengwa 2018. Land, Livelihoods, and Empowerment among the San of Zimbabwe. In Research and Activism Among the Kalahari San Today: Ideals, Challenges, and Debates, R. Fleming Puckett and Kazunobu Ikeya, eds. Pp. 251-282. Senri Ethnological Studies 99. Osaka: National Museum of Ethnology.
  4. Ian Scoones, Blasio Mavedzenge, Felix Murimbarimba and Chrispen Sukume Labour after Land Reform: The Precarious Livelihoods of Former Farmworkers in Zimbabwe. Development and Change DOI: 10.1111/dech.12449. Información facilitada por miembros de comunidades tshwa y doma en marzo, julio y diciembre de 2018.
  5. Datos de entrevistas a tshwa y doma en julio, noviembre y diciembre de
  6. Staff Writer Rights Body Delays Releasing San report. Daily News Live, 2 de mayo de 2018.
  7. Información facilitada por ONG que trabajan en Tsholotsho, entre ellas, Plan International, Childline y African Bush Camps
  8. Nkala 2018. Land, language, identity of San people conference on cards. Newsday Zimbabwe Daily, 14 de febrero de 2018.
  9. Gumpo and A. Sibanda 2018. San Community Did Not Benefit from Land Reform: Activist. Newsday, 19 de febrero de 2018
  10. Tsoto-o-tso San Development Trust, comunicación personal, 5 de diciembre de 2018..
  11. Bhejane Trust, Boletín informativo de agosto
  12. Wriston, and G. Haynes 2018. Sediments, soils, and the expansion of farmers into a forager’s world: A Geoarchaeological study of the mid-to-late Holocene in Hwange National Park, Zimbabwe. Quaternary International 466(b):324-426; Simon Makuvaza, comunicación personal, 26 de junio de 2018.
  13. M. Ncube, 2018. An Examination of the Impact of the Historical Cultural Contact Between the Kalanga and San Groups in Western Zimbabwe Since the Pre-colonial Period: The Case of Bulilima. B.A. thesis, Midlands State University, Gweru, Zimbabwe.
  14. Declaraciones de doma, comunicaciones personales, 18 y 20 de julio de 2018
  15. Akwei Ismail 2018. VaDoma, the Zimbabwean Ostrich Tribe with rare ‘two-toed Condition. Face 2 Face. 7 de mayo de
  16. Gagare 2018. Living on the edge: Exploited and marginalised by the communities around them, Zimbabwe’s San fight an uphill battle for survival. Africa in Fact, 23 de noviembre de 2018.
  17. Sunday News Reporter 2018. Khoisan to be Taught in Tsholotsho. Sunday News (Zimbabwe), 16 de septiembre de 2018

Davy Ndolovu es miembro del Fondo para el Desarrollo San Tsoro-o-tso, Tsholotsho, (Zimbabue), Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Robert Hitchcock es miembro del consejo del Fondo para los Pueblos del Kalahari (KPF), una organización sin ánimo de lucro dedicada a proporcionar asistencia a personas del sur de África, rkhitchcock@gmail. com

Ben Begbie-Clench es un consultor especializado en cuestiones san en Namibia que trabaja con la Fundación de Investigación del Desierto de Namibia (DRFN), Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descargar El Mundo Indígena 2019

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto