• Pueblos indígenas en Uganda

    Pueblos indígenas en Uganda

El Mundo Indígena 2021: Uganda

Los pueblos indígenas de Uganda incluyen antiguas comunidades de cazadores-recolectores, como los Benet y los Batwa. También incluyen grupos minoritarios como los Ik y los pastores karamojong y basongora, que no están reconocidos específicamente como pueblos indígenas por el gobierno.

Los Benet, que son algo más de 8.500, viven en el noreste de Uganda. Los Batwa, unos 6.700, viven principalmente en la región suroccidental y fueron despojados de sus tierras ancestrales cuando los bosques de Bwindi y Mgahinga fueron declarados parques nacionales en 1991.[1] Los Ik son unos 13.939 y habitan en la región de Karamoja/Turkana, en la frontera entre Uganda y Kenia. El pueblo Karamojong —cuya economía se basa tradicionalmente en la ganadería— vive en el noreste del país (principalmente en tierras secas) y tenía una población aproximada de 1.094.100[2] habitantes, según una estimación de mediados de 2018 de la Oficina de Estadística de Uganda. Los Basongora ascienden a 15.897 y son una comunidad ganadera de las tierras bajas adyacentes al monte Rwenzori, en el oeste de Uganda.

Todas estas comunidades tienen una experiencia común de falta de tierras inducida por el Estado y de injusticias históricas causadas por la creación de zonas de conservación en Uganda. Han sufrido diversas violaciones de los derechos humanos, como los continuos desalojos forzosos o la exclusión de las tierras ancestrales sin consulta previa a la comunidad, consentimiento o compensación adecuada (o ninguna). Otras violaciones incluyen la violencia y la destrucción de hogares y propiedades, incluido el ganado; la negación de sus medios de subsistencia y de su vida cultural y religiosa mediante su exclusión de las tierras ancestrales y los recursos naturales. Todas estas violaciones han dado lugar a su continuo empobrecimiento, explotación social y política y marginación.

La Constitución de 1995 no ofrece ninguna protección expresa a los pueblos indígenas, pero el artículo 32 impone al Estado la obligación de adoptar medidas de discriminación positiva en favor de los grupos históricamente desfavorecidos y discriminados. Esta disposición, que en un principio fue diseñada y prevista para hacer frente a las desventajas históricas de los niños, las personas con discapacidad y las mujeres, es la fuente legal básica de la acción positiva en favor de los pueblos indígenas de Uganda.[3] La Ley de Tierras de 1998 y el Estatuto Nacional del Medio Ambiente de 1995 protegen los intereses consuetudinarios sobre la tierra y los usos tradicionales de los bosques. Sin embargo, estas leyes también autorizan al gobierno a excluir las actividades humanas en cualquier zona forestal declarándola zona protegida, anulando así los derechos consuetudinarios a la tierra de los pueblos indígenas.[4]

Uganda nunca ratificó el Convenio 169 de la OIT, que garantiza los derechos de los pueblos indígenas y tribales en los Estados independientes, y estuvo ausente en la votación de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (DNUDPI) en 2007.

Legislación, políticas y programas

No se han producido cambios importantes en la legislación relacionada con las comunidades indígenas en Uganda. Por el contrario, las leyes represivas siguen restringiendo su acceso a sus tierras ancestrales. La cobertura de los medios de comunicación de los asuntos que les afectan sigue siendo limitada y la represión ha continuado en todas las comunidades indígenas de Uganda.

Sin embargo, el gobierno se ha dado cuenta de la importancia de comprender el papel que pueden desempeñar los pueblos indígenas en la puesta en marcha de programas respetuosos con el clima. Por ejemplo, los gobiernos de los distritos locales han abogado por incluir a la comunidad indígena de Benet en los programas de restauración de la cubierta forestal mediante la distribución de plantones de árboles. Con ello se pretende complementar los esfuerzos de conservación, y el Ministerio de Tierras ha lanzado recientemente un proyecto piloto en la comunidad de Benet sobre la protección del suelo, capacitando en el uso de métodos agrícolas modernos, así como en la excavación de zanjas para reducir la erosión del suelo en las riberas de los ríos.

El Ministerio de Género, Trabajo y Desarrollo Social organizó reuniones regionales de consulta con los pueblos indígenas de todo el país entre octubre y noviembre. Esto formaba parte del proceso de finalización del proyecto del Programa Nacional de Acción Positiva para los Pueblos Indígenas de Uganda (NAAPIPU), dirigido por el mismo ministerio, en el que se supone que 10 integrantes de los pueblos indígenas representarán a las comunidades indígenas en el Comité Nacional de Referencia de los Pueblos Indígenas (NIPRC). Gracias al apoyo financiero y técnico del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, los pueblos indígenas pudieron organizar consultas nacionales, regionales y locales con las partes interesadas para dar forma al NAAPIPU.

Problemas de los Benet

El 25 de noviembre de 2020, la comunidad Benet del distrito de Kween y su consejo de distrito local redactaron y presentaron una petición al presidente durante su visita a la subregión de Sebei, donde planteaban cuestiones relacionadas con el reasentamiento de las familias benet sin tierras, el acceso a los recursos/el pastoreo controlado, la representación mediante la creación de una circunscripción de Mosop, el reconocimiento como tribu denominada Mosopishek y el desarrollo deportivo. La organización del grupo de presión de los Benet encabezó un esfuerzo conjunto de influencia y compromiso a nivel local, que llevó a los dirigentes del distrito local de Sebei a buscar una forma de avanzar en la cuestión de la tierra de los Benet. Uno de los acuerdos inmediatos fue que, dado que las áreas protegidas y la tierra son gobernadas por el gobierno central, existe una necesidad urgente de solicitar que dicho gobierno central convoque un compromiso nacional sobre estas cuestiones. Este compromiso propuesto se celebró finalmente en Kampala y contó con la presencia de representantes del Ministerio de Género, Trabajo y Desarrollo Social, la Autoridad de la Vida Silvestre de Uganda, el Ministerio de Tierras, Vivienda y Desarrollo Urbano y la Comisión de Igualdad de Oportunidades.

Las mujeres y los jóvenes indígenas benet han tomado iniciativas progresistas para exigir sus derechos organizando manifestaciones pacíficas contra las violaciones masivas de los derechos humanos, especialmente por los disparos de los guardas del parque contra sus hijos indígenas en julio y octubre, que provocaron la muerte de dos niños —Kamakete Moses y Kiplimo Clinton—, que se encontraban pastando sus animales en una zona protegida. Las mujeres y los jóvenes benet también han protestado contra las elevadas multas impuestas por el pastoreo de ganado en el Parque Nacional del Monte Elgon y han participado en programas de concienciación a través de tertulias radiofónicas sobre cuestiones relacionadas con la tierra y los derechos humanos que afectan a la comunidad.

Cuestiones de los Batwa

La pandemia de COVID-19 en 2020 y el posterior cierre afectaron gravemente al pueblo Batwa. No podían acceder a los alimentos ni ofrecer servicios de trabajo ocasional (de los que dependen gran parte de sus escasos ingresos), ya que casi todo estaba cerrado. Las actividades turísticas en los parques nacionales se paralizaron, lo que afectó gravemente a los ingresos de muchos batwa que normalmente trabajan como porteadores, guías y bailarines.

Por otra parte, han seguido produciéndose violaciones de los derechos humanos hacia el pueblo Batwa y, debido al confinamiento por el COVID-19, a veces fue difícil denunciar estos problemas por el cierre de las oficinas y la limitación del transporte público. Por lo tanto, algunas violaciones no se abordaron, mientras que otras se resolvieron de forma amistosa. Estos casos se referían, entre otros, a cuestiones de agresiones sexuales y acaparamiento de tierras.

A pesar de todos los retos enfrentados debido a la pandemia y el encierro, el pueblo Batwa trató de adaptarse a la realidad y encontrar formas de sobrevivir. Esto incluía dedicarse más a las actividades agrícolas y abrir negocios a pequeña escala, tales como la venta de caña de azúcar o de carbón vegetal. Se mantuvieron unidos y se consolaron mutuamente, ya que la mayoría de los miembros de la familia estaban en casa debido al cierre. Los batwa también contaron con el apoyo de sus donantes, que les proporcionaron suministros esenciales como alimentos y jabón, y siguieron pagando los sueldos al personal de la organización batwa UOBDU para que pudieran seguir trabajando desde sus casas.

El mayor logro del pueblo Batwa en 2020 fue que el caso judicial contra el Gobierno de Uganda por la pérdida de sus derechos sobre la tierra —por el que llevaban luchando más de ocho años— fue finalmente procesado el 20 de agosto de 2020 y el fallo está pendiente.

La lucha de los batwa por sus derechos sobre la tierra sigue adelante a pesar del COVID-19 y de las próximas elecciones en Uganda, y la comunidad está decidida a trabajar mano a mano con su organización UOBDU y sus socios para reclamar sus derechos sobre la tierra.

Cuestiones de los Basongora

Uno de los deseos más antiguos de toda la comunidad basongora es que se le conceda un distrito en el que la representación política y la identidad cultural sean una realidad, acompañada de una prestación eficaz de servicios, seguridad y empoderamiento económico. La comunidad tenía la esperanza de que dicho estatus de distrito se concediera a principios de 2020, pero, con el estallido de la pandemia, se hizo silencio sobre esa cuestión, que los llevó a perder la esperanza. Dos miembros de la comunidad basongora presentaron una petición a la Presidenta del Parlamento sobre el tema, pero ésta señaló que la cuestión debía ser examinada políticamente.[5]

Mientras tanto, la mayoría de los Bakonzo sigue luchando contra los intentos de los Basongora, dificultando que éstos tengan su propio distrito en el que puedan tomar decisiones por mayoría. Además, la mayoría de los Bakonzo propone límites que marginarán aún más a los Basongora al dividirlos en unidades más pequeñas que harían aún más difícil que obtuvieran una mayoría simple de votos.[6]

Sin embargo, algunos de los aspectos prometedores de 2020 son que cinco (uno de ellos es una mujer) miembros de la comunidad basongora empezaron a hacer campaña para los puestos de representante del consejo de distrito y es probable que tengan éxito durante las elecciones de enero de 2021, lo que mejorará significativamente la dirección de las resoluciones del consejo de distrito en relación con la comunidad basongora.

La situación del pueblo Karamojong

La situación de seguridad en el norte de Karamoja siguió siendo frágil en 2020, con incursiones violentas contra el ganado cometidas por las comunidades anteriormente conflictivas de Dodoth, Jie y Turkana. Estas incursiones han desestabilizado la relativa paz de la región y han provocado que las comunidades que se habían embarcado en la producción agrícola huyeran de zonas fértiles, como los subcondados de Lolelia y Sangar. La situación de seguridad en la región de Karamoja se deterioró a principios de 2020 como consecuencia del rearme de los jóvenes karamojong con armas del pueblo Turkana de Kenia y del pueblo Toposa de Sudán del Sur. Esto condujo a un aumento de los robos de ganado y se observaron asaltos en todos los subcondados, junto con asesinatos durante los mismos, todo lo cual resultó en la pérdida de vidas y propiedades. La comunidad ha informado de que se intercambian armas por animales (dos vacas por arma) en los mercados negros de Turkana (Kenia) y Toposa (Sudán del Sur).

Durante las reuniones de diálogo celebradas en noviembre de 2020 en los distritos de Kotido y Moroto, los pastores karamojong —especialmente las mujeres y los estudiantes— plantearon la cuestión del rearme y la falta de compromiso transfronterizo entre Uganda y Kenia como posible desencadenante de conflictos en la región con las autoridades gubernamentales. Es necesario un programa regional de desarme o de control de armas para hacer frente al suministro de armas a largo plazo en la región de Karamoja.

La inseguridad se agravó aún más en 2020 debido a la pandemia, ya que una mayor parte del aparato de seguridad se dedicó a gestionar la aplicación de las medidas de COVID-19. A mediados de 2020, las Fuerzas de Defensa del Pueblo de Uganda (UPDF) desplegaron helicópteros para sofocar los asaltos al ganado y el robo de ganado que habían aumentado durante el cierre. Esto dejó decenas de animales y guerreros armados muertos debido a los bombardeos aéreos y a las balas utilizadas en el proceso y en el intercambio de fuego entre los guerreros y las fuerzas de seguridad. El día de Nochebuena, la Unidad de Defensa Local (LDU) mató a tiros a una mujer embarazada en el Ayuntamiento de Kangole, en el distrito de Napak.

El 2 de mayo de 2020, más de 1.000 cabezas de ganado vacuno y caprino fueron asaltadas en Kololo Kraal, en el Ayuntamiento de Kaabong, por presuntos Karamojong Jie, lo que provocó la muerte de dos soldados de las Fuerzas de Defensa del Pueblo de Uganda y de la Unidad de Defensa Local en Kaabong. El kraal de Kololo[7] sólo contaba con bueyes para ayudar a las mujeres a cultivar y comercializar sus cosechas, y este ataque las obligó a protestar marchando hasta la oficina del Comisionado Residente del Distrito (RDC) pidiendo que se actuara.[8]

La emergencia de COVID-19 y el pastoreo en Karamoja

La respuesta al COVID-19 en Uganda en general —y en Karamoja en particular— puso en marcha medidas de salud pública destinadas a reducir la propagación del virus. Estas medidas incluían el cierre de los viajes aéreos internacionales y campañas de distanciamiento social y de lavado de manos con agua y jabón. Aunque las medidas debían ser aplicadas en todo el país, muchos habitantes de las zonas rurales, incluidos los de Karamoja, todavía no las conocen y han seguido viviendo como si no pasara nada. Esto indica que la información sobre las medidas de salud pública no ha llegado adecuadamente a las comunidades rurales, especialmente a los pastores y agropastores de las manyattas y los kraals (asentamientos locales). Por lo tanto, es evidente que los canales de comunicación utilizados no eran los adecuados y no respondían a las necesidades de los pastores. Los Procedimientos Operativos Estándar de COVID-19, que llevaron al cierre de la mayoría de los espacios públicos, como los mercados de ganado, también afectaron a los ingresos, la alimentación y la nutrición de los hogares, y al parecer también alimentaron la inseguridad relacionada con el robo de ganado y los asaltos en toda la región. Por ejemplo, en la subregión de Karamoja, el corte del comercio de ganado en los mercados provocó una reducción del acceso a los ingresos y un aumento de los asaltos al ganado, los robos, la pérdida de bienes y de vidas, acciones llevadas a cabo por bandidos del otro lado de las fronteras y dentro de los grupos étnicos.

Debido a la situación de COVID-19, el Ministerio de Agricultura, Industria Animal y Pesca (MAAIF) declaró una cuarentena en Karamoja, restringiendo el movimiento de ganado y productos ganaderos dentro y fuera de la región. Esto tuvo importantes consecuencias para los medios de vida de las comunidades de pastores y agropastores, ya que su principal fuente de ingresos se vio afectada. Las comunidades recurrieron a la venta encubierta de ganado y al uso de la violencia para rechazar cualquier obstáculo a la actividad ilegal. La prolongada cuarentena ganadera rompió las estrategias de supervivencia de las comunidades pastoriles y agropastoriles y aumentó la animosidad entre las personas porque no podían comprar ni vender productos ganaderos, limitando así su acceso a dietas nutricionales. El resultado final de la cuarentena ganadera fue que provocó la desnutrición de las comunidades de Karamoja Norte.

Por el limitado acceso a los mercados y, por lo tanto, a los alimentos y a los ingresos, las comunidades pastoriles y agropastoriles —incluidas las mujeres, los niños pequeños y los jóvenes— se han involucrado más en la deforestación para la producción de leña y carbón comercial como medio para aumentar los ingresos del hogar.

La fuga de la prisión en el distrito de Moroto

A principios de septiembre de 2020, más de 224 presos se fugaron del centro penitenciario de Moroto, municipio de la subregión de Karamoja, la mayoría de los cuales eran antiguos miembros de bandas armadas. El incidente dejó siete presos muertos. Aunque 16 fueron capturados, se calcula que a finales de año seguían desaparecidos 201 presos.[9] La fuga está poniendo en peligro a la población de Karamojong, ya que, según se informa, muchos presos escaparon con armas. Al saber que los reclusos que se fugaron de la prisión eran antiguos ladrones de ganado y procedían en su mayoría de los distritos de Kaabong y Kotido, la comunidad se siente insegura.

Benjamin Mutambukah fue coordinador de la Coalición de Organizaciones de la Sociedad Civil de Pastores de Uganda y presidente de la Red de Pastores de África Oriental y Meridional (ESAPN). Actualmente es representante de la ESAPN en el Comité Directivo Mundial de la Alianza Mundial de Pueblos Indígenas Móviles (WAMIP). Es un apasionado de las cuestiones relacionadas con los derechos humanos de las comunidades marginadas.

Chebet Mungech es responsable de programas de Benet Lobby Group, una organización no gubernamental local que trabaja con todos los Benet/Mosopishek y otros pueblos de habla sabina y con las partes interesadas para lograr una comunidad benet sostenible y empoderada desde el punto de vista social, político y económico. Contacto: +256 779-233-078, Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Yesho Alex es el presidente de Mount Elgon BAIndigenous Ogiek Group (MEBIO).

Loupa Pius es actualmente coordinador de los proyectos DINU y TRAIL en la Organización de Desarrollo Agropecuario Dinámico (DADO).

Penninah Zaninka es la coordinadora de la Organización Unida para el Desarrollo de los Batwa en Uganda (OUBDU).

Edith Kamakune es una profesional de los derechos humanos y la resolución de conflictos en Uganda.

Este artículo es parte de la 35a edición de El mundo indígena, un resumen anual producido por IWGIA que sirve para documentar e informar sobre los desarrollos que han experimentado los pueblos indígenas. Encuentra El Mundo Indígena 2021 completo aquí

Notas y referencias 

[1] Organización Unida de Desarrollo Batwa en Uganda (UOBDU). “Report about Batwa data” (Informe sobre los datos de los batwa). Uganda, agosto de 2004, p.3.

[2] Oficina de estadísticas de Uganda. “2018 Statistical Abstract” (Resumen estadístico de 2018). Mayo de 2019. Disponible en https://www.ubos.org/wp-content/uploads/publications/05_2019STATISTICAL_ABSTRACT_2018.pdf

[3] Baker, Wairama G. “Uganda: The marginalization of Minorities”. (Minority Rights Group International (MRG), 2001) [La marginalización de las minorías. (Grupo Internacional de los Derechos de las Minorías (MRG)], p.9. Disponible en https://minorityrights.org/publications/uganda-the-marginalization-of-minorities-december-2001/

[4] “Ley del Suelo”. 1998, artículos 2, 32; y “Estatuto Nacional del Medio Ambiente”. 1995, artículo 46.

[5] Nathan. “Basongora ask Kadaga to involve in the process of sub-dividing Kasese district” (Basongora pide a Kadaga que participe en el proceso de subdivisión del distrito de Kasese). Daily Media, 1 de julio de 2020. Disponible en https://dailymedia.co.ug/2020/07/01/basongora-ask-kadaga-to-involve-in-the-process-of-sub-dividing-kasese-district/

[6] Bisiika, Asuman. “Bakonzo, Basongora need to make concessions on Kasese District split” (Bakonzo, Basongora necesitan hacer concesiones sobre la división del distrito de Kasese). Daily Monitor, 22 de mayo de 2020. Disponible en https://www.monitor.co.ug/uganda/oped/commentary/bakonzo-basongora-need-to-make-concessions-on-kasese-district-split-1891312

[7] .“ Kaabong to use diplomatic approach to recover stolen cattle in Kenya” (Kaabong utilizará la vía diplomática para recuperar el ganado robado en Kenia). The Independent , 16 de junio de 2020. Disponible en https://www.independent.co.ug/kaabong-to-use-diplomatic-approach-to-recover-stolen-cattle-in-kenya/

[8]  “Imagen: Protesta en Kaabong al perder 1.000 cabezas de ganado y 2 vidas en una desagradable redada”. Northernews Wire, 7 de mayo de 2020. Disponible en https://northernnewswire.com/2020/05/07/pictorial-protest-in-kaabong-as-1000-heads-of-cattle-and-2-lives-are-lost-in-nasty-raid/

[9] Misairi, Thembo Kahungu. “ Moroto prison break: Only 20 escapes were convicts” (Fuga de la prisión de Moroto: Sólo 20 fugados eran convictos). Daily Monitor, 25 de septiembre de 2020. Disponible en https://www.monitor.co.ug/uganda/news/national/moroto-prison-break-only-20-escapes-were-convicts-2371800

CONTINÚA CONECTADO

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descargar El Mundo Indígena

Reciba información actualizada mensualmente cuando se suscriba a nuestro boletín de noticias

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

Informar posible mala conducta, fraude o corrupción

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto