• Pueblos indígenas en Túnez

    Pueblos indígenas en Túnez

El Mundo Indigena 2020: Tunéz

Como en otras partes del Norte de África, los Amazigh son la población indígena de Túnez. No existen estadísticas oficiales que precisen su número exacto en el país, pero asociaciones Amazigh estiman que hay alrededor de 1 millón de hablantes de tamazight (el idioma amazigh). Esta cifra supone aproximadamente el 10% de la población total. Túnez es el país donde los Amazigh han sufrido en mayor medida una arabización forzada, lo que explica la baja proporción de hablantes de tamazight en el país. No obstante, aunque muchos tunecinos ya no hablan tamazight se consideran más Amazigh que árabes.

Los Amazigh de Túnez se encuentran diseminados por todas las regiones que componen el país, desde Azemour y Sejnane en el norte a Tittawin (Tataouine) en el sur, pasando por El-Kef, Thala, Siliana, Gafsa, Gabès, Djerba y Tozeur. Como sucede en el resto del Norte de África, muchos de los Amazigh de Túnez han abandonado sus montañas y desiertos para buscar trabajo en las ciudades y en el extranjero. Por consiguiente, un gran número de Amazigh vive en los diferentes barrios de la capital, especialmente en la parte antigua (Medina), trabajando principalmente en oficios cualificados y pequeño comercio. La población indígena Amazigh se distingue no solo por su idioma (tamazight) sino también por su cultura (indumentaria tradicional, música, gastronomía, religión ibadí practicada por los Amazigh de Djerba).

Desde la “revolución” de 2011, numerosas asociaciones culturales Amazigh han emergido con el objetivo de lograr el reconocimiento y uso del idioma y la cultura amazigh. Sin embargo, el Estado tunecino no reconoce la existencia de la población Amazigh del país. El Parlamento adoptó una nueva Constitución en 2014 que ensombrece totalmente las dimensiones Amazigh (históricas, culturales y lingüísticas) del país. En sus considerandos, el texto hace referencia a las fuentes de “identidad árabe y musulmana” de los tunecinos y explícitamente proclama la pertenencia de Túnez a la “cultura y civilización de la nación árabe y musulmana”, expresando el compromiso del Estado para trabajar en aras de reforzar “la unión del Magreb como paso para alcanzar la unidad árabe […]”. En esta línea, el artículo 1 reafirma que “Túnez es un Estado libre, […], el islam es su religión, el árabe su idioma”, mientras que el artículo 5 confirma que “la República de Túnez forma parte del Magreb árabe”. Por tanto, para el Estado de Túnez los Amazigh no existen en el país. A nivel internacional, Túnez ha ratificado los principales estándares internacionales y en 2007 votó a favor de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Sin embargo, estos textos internacionales siguen siendo desconocidos para la amplia mayoría de ciudadanos y profesionales del ámbito jurídico y no se aplican en los tribunales nacionales.

Elecciones presidenciales anticipadas

El presidente de Túnez, Beji Caid Essebsi, murió el 25 de julio de 2019 a la edad de 92 años. En unas elecciones presidenciales adelantadas, Kais Saied fue elegido presidente de la República el 13 de octubre de ese año. Su primer discurso ante el Parlamento de Túnez, el 23 de octubre, no contenía ninguna palabra sobre “minorías” y confirmaba el compromiso del Estado de Túnez a “respetar los diferentes acuerdos internacionales pero también a revisarlos de conformidad con los intereses y la voluntad del pueblo”.

La posibilidad de que el jefe del Estado de Túnez pueda revisar acuerdos internacionales previamente adoptados por este país es una fuente de preocupación para las personas defensoras de los derechos humanos ya que puede representar un desafío para la naturaleza indivisible y universal de los derechos humanos.

Implementación de la ley sobre discriminación racial

Túnez ha adoptado la Ley No. 50/2018 de 23 de octubre de 2018 sobre “eliminación de todas las formas de discriminación”.1 Su objetivo es “eliminar todas las formas de discriminación racial y sus manifestaciones y proteger la dignidad humana, garantizar el goce de los derechos en igualdad de condiciones y cumplir con las obligaciones estipuladas en la Constitución y en los tratados internacionales ratificados por la República de Túnez”. La ley también establece que el Estado “se comprometerá a fomentar la cultura de los derechos humanos, la igualdad, la tolerancia y la aceptación mutual entre los diferentes componentes de la sociedad”. Esta ley fue recibida inicialmente de manera entusiasta por organizaciones de derechos humanos; sin embargo, ha pasado más de un año desde su promulgación y existen barreras que obstaculizan su puesta en marcha. Aún no se ha establecido el comité de aplicación de esta ley y no se ha presentado prácticamente ninguna denuncia de víctimas de racismo y discriminación racial debido a dificultades en el proceso judicial.

Para los Amazigh, en particular, esta ley está demostrando ser virtualmente inservible porque la Constitución niega totalmente su existencia. Reconoce solo una categoría de ciudadano: tunecino, árabe y musulmán. Además, las personas tienen miedo de denunciar abusos ya que esto podría exponer a las víctimas a represalias de las autoridades policiales/judiciales y de la población árabe. Algunos ministros y otros invitados en televisión para entrevistas a menudo describen abiertamente a los Amazigh como que “dividen a la nación árabe de Túnez” y son “aliados de los judíos”. Por tal motivo, organizaciones dedicadas a proteger y promover los derechos amazigh están reclamando una reforma constitucional para incluir el reconocimiento de la comunidad Amazigh y sus derechos.

Seguimiento de las recomendaciones de las Naciones Unidas

El 15 de julio de 2019, asociaciones Amazigh se reunieron con el Ministerio de Relaciones con Instituciones Constitucionales. En dicha reunión plantearon cuestiones sobre la implementación del Gobierno de las recomendaciones realizadas al Estado de Túnez por el Comité de las Naciones Unidas de Derechos Económicos, Sociales y Culturales en noviembre de 2016. El ministro se comprometió a colocar este asunto en la agenda de próximas reuniones gubernamentales aunque no se ha observado progreso al respecto desde entonces.

Más bien todo lo contrario, la discriminación continúa con, por ejemplo, la negativa de registrar nombres amazigh en las oficinas municipales de registro. Este año fue el caso de los nombres Sfax y Bizerte. Las autoridades están aplicando la Ley No. 03/57 de 1/08/1957 y el Memorándum No. 205600 del Ministerio del Interior de 5/08/20132 que exigen que los municipios registren solo nombres árabes. Esta posición está disuadiendo a los padres de poner nombres amazigh a sus hijos/as por miedo a ser estigmatizados por las autoridades y forzados a recurrir a largos y costosos procedimientos judiciales con un resultado incierto.

Actos de intolerancia frente a la identidad cultural amazigh

Cualquier expresión o declaración pública de identidad amazigh es objeto de censura e intolerancia en Túnez.

Con el objetivo de defender y promover los derechos específicos de  la población indígena de Túnez, ciudadanos Amazigh del país decidieron establecer un partido político conocido como “Tynast” (La Clave). El 5 de noviembre de 2018, presentaron una solicitud para inscribirse como partido ante el Ministerio del Interior, de conformidad con la ley. El 14 de febrero de 2019, la secretaría general del Gobierno informó a los miembros del partido que su solicitud había sido rechazada, sin explicación ni posibilidad de recurso de apelación.

El 5 de mayo de 2019, ciudadanos Amazigh de Túnez una vez más presentaron una solicitud para creación de un partido político ante el Ministerio del Interior, esta vez bajo el nombre de “Akal” (La Tierra), de acuerdo con todos los requerimientos legales. En junio de 2019, esta solicitud fue también declarada inadmisible.

En Túnez existen casi 200 partidos politicos diferentes, pero ninguno se centra de ninguna manera en proteger o promover los derechos Amazigh. Por tanto, parece que esta discriminación tiene como finalidad evitar la expresión política de la población amazigh del país.

Túnez: uno de los países más vulnerables ante el cambio climático

Túnez ocupó el puesto 35 de un total de 183 países en el ranking de vulnerabilidad frente al cambio climático según el Índice de Riesgo Climático Global 20203 de la ONG Germanwatch. El avance de la desertificación está amenazando los oasis del sur del país, las precipitaciones están disminuyendo4 y las temperaturas aumentando. Las acciones tomadas por el Gobierno de Túnez para combatir el calentamiento global demuestran una completa falta de consideración por los conocimientos tradicionales y la pericia de las comunidades indígenas. Los gestores del programa gubernamental han aplicado un método de arriba a abajo que no incorpora a las personas pertinentes en el diseño de proyectos que les atañen. Por tanto, existe un grave riesgo de que estos grupos no sientan el proyecto como suyo y, en consecuencia, que las actuaciones no tengan un impacto óptimo al abordar el cambio climático.

Notas y referencias

  1. Boletín Oficial No. 86 de 26 de octubre de
  2. Memorándum expuesto en las oficinas municipales de registro con fecha de 15 de agosto de
  3. Índice de Riesgo Climático Global 2020, https://www.germanwatch.org/sites/ org/files/20-2-01e%20Global%20Climate%20Risk%20Index%20 2020_14.pdf
  4. De acuerdo con varios informes publicados por el Gobierno de Túnez, en particular el informe sobre “evaluación de vulnerabilidad, impactos del cambio climático y medidas de adaptación en Túnez”, en 2050 se prevé una disminución en las precipitaciones de hasta -27% y un aumento en las temperaturas de +2,7%. http://www.environnement.gov.tn/fileadmin/medias/pdfs/dgeqv/pdf

Belkacem Lounes, doctor en Economía, profesor de la Universidad de Grenoble, miembro experto del Grupo de Trabajo sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos y autor de numerosos informes y artículos sobre derechos amazigh.

Este artículo es parte de la 34ª edición de El Mundo Índigena. La publicación es un resumen de los principales acontecimientos que los pueblos indígenas han vivido. Descarga El Mundo Indígena 2020 aquí

 

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descargar El Mundo Indígena 2020

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto