• Procesos e Iniciativas Internacionales

El Mundo Indígena 2021: Mecanismo de Expertos de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas

El Mecanismo de Expertos sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (EMRIP) es un órgano subsidiario del Consejo de Derechos Humanos compuesto por siete miembros independientes, uno por cada una de las siete regiones socioculturales indígenas: África; Asia; el Ártico; Europa Central y Oriental, la Federación Rusa, Asia Central y Transcaucasia; América Central y del Sur y el Caribe; América del Norte; y el Pacífico. La Resolución 33/25, adoptada por el Consejo de Derechos Humanos en 2016, modificó el mandato del EMRIP para proporcionar al Consejo de Derechos Humanos conocimientos especializados y asesoramiento sobre los derechos de los pueblos indígenas, tal y como se establece en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (UNDRIP), y para ayudar a los Estados Miembros que lo soliciten a alcanzar los fines de la declaración mediante la promoción, la protección y el cumplimiento de los derechos de los pueblos indígenas, incluso a través de la participación de los países como se menciona anteriormente.

Desde marzo de 2020, la pandemia del COVID-19 tuvo un gran impacto en la labor del EMRIP, así como en la vida de los propios pueblos indígenas. Los viajes internacionales se suspendieron en gran medida durante gran parte del año debido a las crecientes tasas de infección en todo el mundo. Esto provocó que la mayoría de las actividades fueran en línea y que se hicieran ajustes en la sesión anual, el seminario, la reunión intersesional y las reuniones de coordinación con otros mecanismos indígenas del EMRIP.

Entre los aspectos más destacados del año se encuentran las cuatro reuniones regionales virtuales del EMRIP, que tuvieron lugar en noviembre/diciembre, y que sustituyeron a la sesión anual y trataron el tema El impacto de la COVID-19 en los derechos de los pueblos indígenas según la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. El EMRIP había reconocido ya en abril de 2020 que “la propagación de la COVID-19 ha exacerbado y seguirá exacerbando una situación ya crítica para muchos pueblos indígenas: una situación en la que ya abundan las desigualdades y la discriminación”.[1] Fue por esta razón por la que el EMRIP eligió este tema para sus reuniones regionales, con el fin de desarrollar una mejor comprensión del impacto global del COVID-19 en los pueblos indígenas con el objetivo de apoyar a todas las partes interesadas para reconstruir mejor.

En cuanto a otros aspectos destacados, el EMRIP finalizó un compromiso con Suecia a raíz de una solicitud de repatriación realizada por el Consejo Internacional de Tratados Indios (CITI) del Yaqui Maaso Kova del Museo Nacional de Cultura Mundial de Suecia. Esto culminó con la aceptación por las partes del inicio de un proceso de repatriación del Maaso Kova y de partes de la Colección Yaqui del museo al Pueblo Yaqui de México.

Informe anual temático sobre El impacto de la COVID-19 en los derechos de los pueblos indígenas según la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas

El EMRIP decidió convertir la segunda mitad de su 13º período de sesiones en cuatro reuniones virtuales regionales, que tuvieron lugar del 30 de noviembre al 3 de diciembre, así como una reunión a puerta cerrada para que los miembros analizaran los resultados de las reuniones regionales el 4 de diciembre. El análisis de las reuniones se recoge en el informe anual del EMRIP (A/HRC/46/72), que se presentará al Consejo de Derechos Humanos en su 46.º período de sesiones, en marzo de 2021.

Los debates regionales y las presentaciones escritas destacaron no sólo el mayor impacto del COVID-19 en los pueblos indígenas, sino también el impacto a menudo desproporcionado de las medidas de bloqueo y la necesidad de supervisar el efecto  en los pueblos indígenas y sus derechos.[2] Aunque las discusiones demostraron que algunos elementos del impacto difieren entre los pueblos indígenas, quedó claro que la pandemia ha tenido un impacto diferenciado global, y en su mayoría desproporcionado, sobre los pueblos indígenas y sus derechos. Los representantes indígenas describieron los desafíos universales, incluyendo cómo la pandemia ha exacerbado las desigualdades estructurales subyacentes para las comunidades indígenas, en particular la falta de acceso a una atención sanitaria adecuada y al agua potable.

Los participantes se refirieron a la discriminación interseccional de las mujeres indígenas y las personas con discapacidades, a la exclusión sistémica y al impacto desproporcionado de la pandemia sobre ellas. Se refirieron a la falta de participación en la toma de decisiones y a la falta de información en lenguas indígenas, al aumento de la violencia contra las mujeres y los niños, a la pérdida de los ancianos y, con ellos, de los conocimientos tradicionales, y establecieron vínculos con el cambio climático. Informaron de que se enfrentaban a la discriminación de la comunidad en general y de que eran señalados como portadores del virus. También expresaron su preocupación por el aumento de la intimidación y la represión de los defensores de los derechos humanos de los indígenas, incluidas las mujeres, durante la pandemia.

Los participantes de todas las regiones citaron las buenas prácticas de autoaislamiento de las comunidades indígenas y otras medidas de autosuficiencia, incluido el resurgimiento de las prácticas tradicionales como ejercicio de su derecho a la autodeterminación, así como la importancia crítica de la autodeterminación en general. Varios participantes se refirieron a las experiencias de sus antepasados con pandemias anteriores, y al impacto de los virus traídos por forasteros a sus comunidades históricamente. Hablaron de la pandemia como un momento de reflexión, de regreso a sus comunidades, de revitalización de las prácticas tradicionales, incluidas las medicinales, culturales y ecológicas, y de consuelo al darse cuenta de que ya tienen las habilidades y los conocimientos necesarios para enfrentarse al  COVID-19. También expresaron su esperanza de que la sociedad en general vea el valor de sus enfoques y que el mundo se vuelva hacia el conocimiento indígena.


Ejecución del mandato de participación del EMRIP en los países

La Resolución 33/25 otorga al EMRIP el mandato de colaborar con los Estados a nivel nacional ofreciendo asistencia técnica en materia de legislación, políticas y desarrollo de capacidades; asesorar sobre la aplicación de las recomendaciones de los mecanismos de derechos humanos; y actuar como facilitador del diálogo entre los Estados o el sector privado y los pueblos indígenas, todo ello con el fin de aplicar los derechos de la declaración. Este mandato es, por lo tanto, un complemento de los mecanismos de supervisión como los órganos de tratados, los procedimientos especiales del Consejo de Derechos Humanos y el procedimiento del Examen Periódico Universal (EPU).

Entre 2018 y 2020, el EMRIP emprendió un compromiso con el país a raíz de una solicitud de repatriación por parte del Consejo Internacional de Tratados Indios (CITI) del Yaqui Maaso Kova (una cabeza de ciervo ceremonial Yaqui) del Museo Nacional de Cultura Mundial en Suecia. Como parte de este proceso, el EMRIP facilitó un diálogo de un día entre el museo y los representantes del pueblo Yaqui el 6 de marzo de 2020 en Vancouver, tras un seminario celebrado el 4 y 5 de marzo sobre la repatriación de objetos ceremoniales y restos humanos en el marco de la declaración. El objetivo del seminario era obtener una aportación sustantiva al estudio del EMRIP sobre el mismo tema. Tras el diálogo entre el museo y los representantes del pueblo Yaqui, el EMRIP comunicó al Gobierno de México que las partes acogían con satisfacción el inicio de un proceso de repatriación del Maaso Kova y de partes de la colección yaqui del museo al pueblo Yaqui de México. En la página web del EMRIP, se puede encontrar una nota de asesoramiento, que es un registro público del compromiso, junto con el asesoramiento y la información de los compromisos anteriores del EMRIP en la Ciudad de México, Finlandia y Nueva Zelanda.[3]

El EMRIP anima regularmente a los pueblos indígenas y a los Estados a presentar solicitudes en el marco de su mandato de participación en los países: hasta la fecha, la mayoría de las solicitudes han procedido de los pueblos indígenas.[4] Se están preparando nuevas misiones a países relacionadas con estas solicitudes. Las solicitudes de participación en los países incluyen la aplicación de las decisiones de los tribunales regionales; la aplicación de las recomendaciones del EPU; el desalojo de los pueblos indígenas de sus tierras; la protección de los niños indígenas; la aplicación de la legislación que reconoce a los pueblos indígenas; y los derechos de pesca tradicionales. El EMRIP también comenzó a trabajar (a distancia) este año en una solicitud de asesoramiento de los pueblos indígenas sobre cómo garantizar la promoción y protección de los derechos de los pueblos indígenas, de acuerdo con la UNDRIP y otros instrumentos internacionales pertinentes, durante y después de la pandemia de COVID-19. Lamentablemente, una misión de compromiso con el país prevista en la República Democrática del Congo, que debía tener lugar en febrero de 2020, tuvo que ser pospuesta por razones de seguridad.

Establecer relaciones con otros mecanismos

El EMRIP opina que la coordinación entre los tres mecanismos de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas es crucial para el éxito de todos estos mandatos. El EMRIP se reunió virtualmente con el nuevo Relator Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas, Francisco Calí Tzay, con el presidente del Fondo de Contribuciones Voluntarias de la ONU para los Pueblos Indígenas, Diel Mochire, y con los miembros del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU para compartir información actualizada sobre el trabajo de los tres mecanismos. La naturaleza virtual de estas reuniones permitió al EMRIP, por primera vez, reunirse con todos los miembros del Foro Permanente, en lugar de sólo con el presidente. Estas reuniones permiten a los distintos mecanismos profundizar en su diálogo, enriquecer sus propias experiencias y evitar la duplicación de tareas.

Estudio sobre el derecho a la tierra

Durante parte de su 13º período de sesiones,[5] el EMRIP adoptó un estudio sobre el Derecho a la tierra en virtud de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas: un enfoque de derechos humanos (A/HRC/45/38).[6]

El estudio sobre el derecho a la tierra puso de relieve que la tierra no es solo, ni siquiera principalmente, un activo económico y que la protección de las tierras, los territorios y los recursos naturales es necesaria para garantizar los demás derechos de los pueblos indígenas, incluidos el derecho a la libre determinación, a la cultura, a la dignidad, a la salud, al agua y a la alimentación, y a la vida. La UNDRIP es el único instrumento jurídico internacional de derechos humanos que se centra específicamente en la importancia global de las tierras, los territorios y los recursos para los pueblos indígenas.

Este estudio revela la disparidad en el nivel de protección de las tierras indígenas en las distintas regiones. Algunos Estados han establecido medios sofisticados para conceder la tenencia de la tierra a los pueblos indígenas. Lo hacen a través de la demarcación, los tratados de tierras, los acuerdos sobre tierras reservadas, los tribunales de tierras y el reconocimiento de los derechos a la tierra en las constituciones y la legislación. Otros Estados no han reconocido en absoluto a los pueblos indígenas, y mucho menos su derecho a la tierra. La brecha en la implementación sigue siendo amplia y la falta de reconocimiento de los derechos a la tierra contribuye a la violencia actual en muchas regiones, la militarización de las tierras indígenas juega su papel.

Este estudio expone la cruda realidad en todas las regiones de que la propiedad de las tierras indígenas sigue estando mayoritariamente en manos del Estado. Esto sigue siendo así a pesar de las disposiciones de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas que consagran el derecho general de los pueblos indígenas a las tierras tradicionales, el derecho a mantener prácticas y tradiciones en las tierras con las que tienen una relación espiritual y el derecho a la reparación y restitución de las tierras.

El brote de COVID-19 sólo ha servido para poner de manifiesto las marcadas desigualdades entre los pueblos indígenas y otros en el contexto de la tierra. El EMRIP observa en su estudio que la falta de seguridad en los derechos sobre la tierra, incluida la falta de respeto por la gobernanza indígena, le ha dificultado a los pueblos indígenas proteger a sus comunidades de la enfermedad. Además, se ha informado de incursiones ilegales en tierras indígenas por parte de madereros y mineros y se teme por la seguridad de los pueblos indígenas en aislamiento voluntario.

Informe sobre la repatriación de objetos ceremoniales, restos humanos y patrimonio cultural inmaterial

Durante parte de su 13º período de sesiones,[7] el EMRIP también adoptó un informe sobre la Repatriación de objetos ceremoniales, restos humanos y patrimonio cultural inmaterial en virtud de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (A/HRC/45/35).[8]

El informe sobre la repatriación de objetos ceremoniales, restos humanos y recursos intangibles examina las buenas prácticas y las lecciones aprendidas en relación con los esfuerzos para aplicar la declaración en la repatriación de objetos ceremoniales, restos humanos y patrimonio cultural intangible. Recomienda un enfoque de la repatriación basado en los derechos humanos, que exige el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas a la autodeterminación, la cultura, la propiedad, la espiritualidad, la religión, el idioma y los conocimientos tradicionales. También pide que se reconozca la aplicabilidad de las leyes, tradiciones y costumbres propias de los pueblos indígenas. El informe concluye con recomendaciones que incluyen alentar a los Estados Miembros a apoyar el desarrollo de mecanismos para facilitar la repatriación internacional de los objetos sagrados y los restos humanos de los pueblos indígenas.

Reunión intersesional, seminario de expertos y futuros informes

El EMRIP celebró su seminario de expertos de forma virtual el 16 y 17 de noviembre de 2020, organizado por el Centro de Investigación sobre la Infancia, la Juventud y la Familia de la Universidad de Groenlandia, en Nuuk (Groenlandia). El objetivo del seminario era reunir información para el estudio del EMRIP en 2021 sobre Los derechos del niño indígena en el marco de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

El EMRIP también preparará un informe en 2021 sobre la autodeterminación. Este informe se basará en los aportes de un seminario que se celebrará virtualmente, coorganizado por el Tratado Seis y el Centro de Investigación de Derechos Humanos de la Universidad de Manitoba (Canadá), en cooperación con el EMRIP, el 4 y 5 de febrero de 2021. El proyecto de informe sobre la libre determinación y el proyecto de estudio sobre los derechos del niño indígena serán discutidos y finalizados por el EMRIP durante su 14º período de sesiones, del 12 al 16 de julio de 2021. El EMRIP agradece las aportaciones de los pueblos indígenas y de todas las partes interesadas para estos informes.[9]

El EMRIP celebró virtualmente su reunión intersesional el 18 de noviembre de 2020 para planificar sus próximas actividades. El EMRIP decidió que su estudio anual para 2022 sería un seguimiento de su estudio sobre el derecho a la tierra adoptado en 2020 [10] con el fin de incluir las respuestas y las consecuencias de la pandemia en lo que respecta a la protección de los derechos de los pueblos indígenas. Decidió que su informe para 2022 se centraría en la militarización de las tierras, territorios y recursos indígenas.

Perspectivas para el futuro del EMRIP y la continuación de su trabajo

El tema de las represalias y los ataques contra los defensores de los derechos humanos de los indígenas sigue siendo un problema para el EMRIP y se está incorporando en todo su trabajo. En su estudio publicado este año sobre el derecho a la tierra, el EMRIP destacó que la tierra está en el centro de muchas de estas disputas, que las tierras indígenas son talladas y vendidas, a menudo con poca o ninguna consulta, y que aquellos que se resisten son a menudo tratados brutalmente. Este punto de vista fue compartido por los participantes en la discusión del Panel de Derechos Humanos en septiembre de 2020 sobre la Protección de los Defensores de los Derechos Humanos Indígenas, enfatizando que los perpetradores gozan de una impunidad casi total.[11]

Otra cuestión que preocupa al EMRIP es la ausencia de solicitudes de los Estados para colaborar con el EMRIP en el marco de su mandato de colaboración con los países, así como la falta de respuesta de los Estados al EMRIP en relación con las solicitudes de los pueblos indígenas de colaboración con los países. El EMRIP tiene la intención de invitar a los Estados a su sesión de julio de 2021 para que puedan compartir sus puntos de vista sobre cómo facilitar un diálogo más fuerte con los Estados en relación con las solicitudes de participación de los países.

Laila Susanne Vars es la presidenta del EMRIP y miembro del Ártico. Es abogada indígena sami con un doctorado en derecho internacional y fue miembro y vicepresidenta del Parlamento sami de Noruega. Actualmente es la presidenta de la Universidad Sámi de Ciencias Aplicadas - Sámi allaskuvla.

Este artículo es parte de la 35a edición de El mundo indígena, un resumen anual producido por IWGIA que sirve para documentar e informar sobre los desarrollos que han experimentado los pueblos indígenas. Encuentra El Mundo Indígena 2021 completo aquí

Notas y referencias

[1] ACNUDH. “Mecanismo de expertos sobre los derechos de los pueblos indígenas”. 2021. Disponible en https://www.ohchr.org/EN/Issues/IPeoples/EMRIP/Pages/EMRIPIndex.aspx

[2] ACNUDH. “13ª sesión/reuniones regionales del Mecanismo de Expertos sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas: El impacto de la COVID-19 en los derechos de los pueblos indígenas según la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas”. 30 de noviembre al 4 de diciembre de 2020. Disponible en https://www.ohchr.org/EN/Issues/IPeoples/EMRIP/Pages/Session13.aspx

[3] Mecanismo de Expertos sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. “Nota de asesoramiento técnico - Solicitud de repatriación de los Yaqui Maaso Kova”. 16 de junio de 2020. Disponible en https://www.ohchr.org/Documents/Issues/IPeoples/EMRIP/Session12/MaasoKova.pdf

[4] ACNUDH. “Asesoramiento del Mecanismo de Expertos en el marco del mandato de compromiso con los países”. 2021. Disponible en https://www.ohchr.org/EN/Issues/IPeoples/EMRIP/Pages/RequestsUnderNewMandate.aspx

[5] Debido a la crisis de COVID-19, el MEDPI celebró su 13ª sesión virtualmente en dos ocasiones en 2020. Una parte de su 13ª sesión se celebró virtualmente en Ginebra el 22, 23 y 24 de junio, y otra en forma de cuatro reuniones regionales del 30 de noviembre al 3 de diciembre de 2020.

[6] Asamblea General de las Naciones Unidas, Consejo de Derechos Humanos. “El derecho a la tierra en virtud de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas: un enfoque de derechos humanos.” A/HRC/45/38, 15 de julio de 2020. Disponible en https://undocs.org/A/HRC/45/38

[7] Debido a la crisis de COVID-19, el MEDPI celebró su 13ª sesión virtualmente en dos ocasiones en 2020. Una parte de su 13ª sesión se celebró virtualmente en Ginebra el 22, 23 y 24 de junio, y otra en forma de cuatro reuniones regionales del 30 de noviembre al 3 de diciembre de 2020.

[8] Asamblea General de las Naciones Unidas, Consejo de Derechos Humanos. “Repatriación de objetos ceremoniales, restos humanos y patrimonio cultural inmaterial en virtud de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas”. A/HRC/45/35, 21 de julio de 2020. Disponible en https://undocs.org/A/HRC/45/35

[9] Para obtener información sobre el proceso de presentación, consulte:

https://www.ohchr.org/EN/Issues/IPeoples/EMRIP/Pages/EMRIPIndex.aspx

[10] Asamblea General de las Naciones Unidas, Consejo de Derechos Humanos. “El derecho a la tierra en virtud de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas: un enfoque de derechos humanos.” A/HRC/45/38, 15 de julio de 2020. Disponible en https://undocs.org/A/HRC/45/38

[11] ACNUDH. “Expertos: Los activistas de derechos humanos indígenas deben ser protegidos y no criminalizados.” 12 de octubre de 2020. Disponible en https://www.ohchr.org/EN/NewsEvents/Pages/Indigenous-HR-Defenders.aspx

CONTINÚA CONECTADO

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descargar El Mundo Indígena

Reciba información actualizada mensualmente cuando se suscriba a nuestro boletín de noticias

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

Informar posible mala conducta, fraude o corrupción

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto