• Pueblos indígenas en Bangladesh

    Pueblos indígenas en Bangladesh

El Mundo Indigena 2020: Bangladesh

Bangladesh es un país de gran diversidad cultural y étnica, con más de 54 pueblos indígenas que hablan por lo menos 35 idiomas, junto con la población bengalí, que es mayoritaria. Según el censo de 2011, la población indígena del país asciende aproximadamente a 1,586,1411 personas, lo que representa el 1.8% de la población total del país.

Sin embargo, los pueblos indígenas de Bangladesh afirman que su población es de unos 5 millones.2 La mayoría de la población indígena vive en los distritos de las llanuras del país,3 y el resto en las colinas de Chittagong (CHT). El Estado no reconoce a los pueblos indígenas como “indígenas”. Sin embargo, desde la 15.ª enmienda de la constitución, adoptada en 2011, se mencionan ahora personas con identidades étnicas distintas más allá de la población bengalí.4 Sin embargo, sólo se mencionan los aspectos culturales, mientras que las principales cuestiones relacionadas con los derechos económicos y políticos de los pueblos indígenas, en particular sus derechos a la tierra, siguen siendo ignoradas. El Acuerdo sobre Comercio Justo de 1997 fue un acuerdo constructivo entre los pueblos indígenas y el Gobierno de Bangladesh destinado a resolver cuestiones y puntos de controversia fundamentales. Estableció un sistema administrativo especial en la región. Veintitrés años después, los principales temas del Acuerdo, incluyendo la puesta en funcionamiento de la Comisión de Tierras de las CHT, la orquestación de una devolución de poder y función a las instituciones de las CHT, la preservación de las características “tribales” de la región de las CHT, la desmilitarización y la rehabilitación de los desplazados internos, siguen sin resolverse.

La Oficina de Asuntos de las ONG prohíbe el uso del término “adivasi”

Una directriz [Ref. N.º 03.07.2666.660.66.49219.888] emitida por la Oficina de Asuntos de las ONG, órgano regulador de las ONG de Bangladesh, el 18 de diciembre de 2019, pedía a todas las organiza ciones registradas con las palabras “adivasi/indígena” en sus títulos que renombraran esa parte del nombre en el plazo de un mes. La directriz de la Oficina de Asuntos de las ONG, firmada por Shilu Ray, subdirectora, afirma que “ningún grupo del país ha sido identificado según el artículo 23A de la Constitución como ‘adivasi’”. La carta también menciona que un “rincón local/extranjero interesado” está tratando de establecer los derechos y privilegios consagrados en el Convenio 169 de la OIT como parte de la política mundial, lo que no sólo es una amenaza para el “Bangladesh no comunitario” sino que el término “adivasi” es una amenaza para la “seguridad nacional” en el contexto de las CHT.  Cabe señalar que el Gobierno ha veni  do negando las demandas de los pueblos indígenas de que se reconozca constitucionalmente su identidad como “pueblos indígenas” o “adivasi” en la Constitución durante los últimos decenios.

La directriz de la autoridad de la ONG ha dado lugar a una agitación entre los dirigentes indígenas y destacados historiadores, políticos y defensores de los derechos del país.5 El Foro de Derechos Humanos de Bangladesh, una alianza de 20 organizaciones de derechos, expresó su preocupación por este asunto mediante un comunicado de prensa.6  Desafiando la directriz, el abogado Jyotirmoy Barua mencionó que la directriz es una “total violación de las disposiciones constitucionales”.7 Una organización indígena que recibió esta carta identificó el movimiento como un insulto a los pueblos indígenas.8 Notablemente, este movimiento no es nuevo en su tipo. Las autoridades estatales se han mantenido activas contra el uso del término “pueblos indígenas” desde la decimoquinta enmienda de la constitución en 2011.

Implementación del Acuerdo de las CHT: otro año más de desesperación

Los pueblos indígenas de las CHT concluyeron otro año más sin un avance considerable hacia la aplicación del Acuerdo de las CHT. Incluso después de 22 años desde su firma, el 2 de diciembre de 1997, las principales disposiciones del Acuerdo siguen sin aplicarse. En los últimos años, en particular, la aplicación del Acuerdo sobre las CHT se limitó a la reconstitución de algunos órganos9 interesados y a las reuniones de esos órganos.10 El estancamiento en la implementación del Acuerdo siguió siendo una fuente de desesperación y resentimiento entre los pueblos indígenas. Santu Larma, líder del Parbatya Chattagram Jana Samhati Samity (PCJSS), mencionó en una conferencia de prensa celebrada en Dhaka con motivo del 22.º aniversario del Acuerdo sobre las CHT que la situación existente en las colinas obligaba al pueblo Jumma a pensar en el fortalecimiento del movimiento.11

Por otra parte, los colonos bengalíes han permanecido activos en la oposición al Acuerdo de las CHT y su proceso de implementación. Entre las diferentes medidas contra el Acuerdo, el 23 de diciembre de 2019, formaron una barricada a lo largo de la carretera Rangamati-Chittagong mientras el presidente y los miembros de la Comisión de Tierras de las CHT se dirigían a una reunión prevista.

Los defensores de los derechos humanos indígenas entre el miedo y la violencia

El año 2019 fue un año marcado por el miedo y la violencia para los defensores de los derechos humanos indígenas, especialmente los afiliados a los partidos políticos indígenas de las CHT. Los defensores de los derechos humanos de esta región fueron objeto de numerosas acusaciones falsas durante todo el año. Literalmente, cientos de activistas se vieron obligados a seguir huyendo por temor a ser detenidos y asesinados a punta de pistola. Las autoridades estatales locales continuaron con la propaganda de culpar a los activistas de los derechos como “extorsionistas” y “terroristas armados”. La visita de Asaduzzaman Khan Kamal, Ministro del Interior, los días 16 y 17 de octubre de 2019 en las CHT y su reunión titulada “Reunión especial sobre la ley y el orden en los distritos de tres colinas” aumentaron aún más el temor de persecución estatal entre los defensores de los derechos humanos. El Frente Democrático de los Pueblos Unidos (UPDF) afirmó en una declaración que 74 personas fueron detenidas, 14 fueron asesinadas arbitrariamente y 42 fueron secuestradas, incluidos sus miembros, en 2019.12 La PCJSS hizo afirmaciones similares en relación con el vilipendio de activistas indígenas y de indígenas comunes por parte del Estado y de “grupos terroristas armados”.13 Mientras tanto, se ha desplegado en la región14 un Batallón de Acción Rápida (RAB) permanente, una fuerza especial que en su momento fue identificada como “escuadrón de la muerte” por Human Rights Watch por ser responsable de cientos de asesinatos arbitrarios.

Nombramiento de la nueva CNDH

El 22 de septiembre, el gobierno nombró al presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y a sus cinco miembros tras la expiración de la comisión anterior. La ex secretaria principal Nasima Begum es la nueva presidenta, la primera mujer que ocupa el cargo. Otros dos miembros de la comisión son también secretarios jubilados. Un indígena, vicepresidente de la Liga Awami del distrito de Rangamati (partido político gobernante), también ha sido declarado nuevo miembro de la Comisión.

Diferentes órganos de derechos, incluido el Foro de Derechos Humanos de Bangladesh (HRFB), expresaron su profunda preocupación y frustración por el nombramiento de la nueva Comisión sin que se celebrara ningún debate con otras partes interesadas.15 Además, los miembros no tienen antecedentes de trabajo en la esfera de los derechos humanos. Por otra parte, uno de los miembros participa activamente en un partido político importante.

El papel y la neutralidad de la CNDH siguen siendo cuestionables por diversas razones, y la sociedad civil teme que la transformación de la institución en un lugar de trabajo para funcionarios gubernamentales jubilados plantee nuevas cuestiones sobre su eficacia. Por consiguiente, la HRFB, mediante un comunicado de prensa, pidió al comité electoral que llevara a cabo un proceso abierto y participativo en consonancia con la Política de París sobre las instituciones nacionales de derechos humanos antes de que se iniciara el proceso de nombramiento.

El horno de ladrillos ilegal y la extracción de piedra en las CHT

El horno de ladrillos ilegal y la tala sin control de bosques y colinas de la reserva han hecho inhabitables las tierras natales de los pueblos indígenas locales de Lama y Thanchi upazilas en el distrito de Bandarban de las colinas de Chittagong. Su vida se ha convertido en un infierno desde el momento en que comenzó la construcción del horno de ladrillos. La tala de colinas para instalar el horno ilegal de ladrillos comenzó en noviembre de 2019 desafiando la petición de los pueblos indígenas de no hacerlo. Si se continúa con el horno, afectará muy negativamente al medio ambiente en las zonas cercanas de Prata Bawm Para y Baklai Para en Lama upazila. Hay alrededor de sesenta familias viviendo en estas dos áreas. El dueño del horno de ladrillos amenazó a los pueblos indígenas con desalojarlos cuando protestaran contra él. La fábrica de ladrillos también está contaminando los cuerpos de agua naturales al verter sus productos químicos en el agua. La población local se enfrenta a una grave crisis de agua, ya que los propietarios del horno han destruido los vapores de agua.

Los pueblos indígenas locales, las organizaciones de la sociedad civil y varias organizaciones estudiantiles organizaron una manifestación de protesta, una cadena humana y presentaron un memorando en el que exigían la eliminación de todos los hornos de ladrillos establecidos en las tierras cultivables propiedad de los pueblos indígenas. Pero la autoridad no lo tomó en serio. Como resultado, el negocio de los hornos funciona libremente. Se está recogiendo una enorme cantidad de leña mediante la tala de árboles para fabricar los ladrillos. La quema de leña es muy poco saludable y es una amenaza para la salud humana y el medio ambiente. Las aldeas indígenas más afectadas son Shivatoli Puraton Para, Shivatoli Naya Para, Mong Ba Ching Para, U Mra Mong Headman Para y Meaung Para de la zona remota de Faitong bajo Lama upazila en Bandarban.

Del mismo modo, la extracción ilegal de piedra de los arroyos de las colinas de Chittagong, principalmente en la región de Bandarban, también está destruyendo el medio ambiente y la biodiversidad. Además, como consecuencia de la extracción ilegal de piedra de los cuerpos de agua en Bandarban, los arroyos de las colinas se están secando. La mayoría de estos arroyos son la única fuente de agua para al menos cuatro comunidades indígenas: Marma, khumi, Mro y Tanchangya. Por lo tanto, estas comunidades sufren de escasez de agua potable en el verano. Las comunidades indígenas están luchando contra esta acción ilegal. El año pasado las comunidades afectadas y algunas organizaciones de derechos humanos presentaron una petición al Tribunal Supremo contra esta extracción de piedra. Finalmente, en febrero de 2019, el Tribunal Supremo ordenó a las autoridades afectadas que detuvieran la extracción de piedra de los ríos Sangu y Matamuhuri y sus áreas forestales reservadas adyacentes en el distrito de Bandarban.16 Sin embargo, incluso después de la prohibición del Tribunal Superior, todavía se está extrayendo piedra en algunos lugares de la región de Bandarban y la administración no está tomando medidas enérgicas contra este sindicato siguiendo las directrices del Tribunal Superior.

Casos de violencia contra mujeres y niñas indígenas

La violencia contra las mujeres indígenas ha sido un tema candente no sólo en las colinas sino también en las tierras llanas del país. Según el Informe17 de Derechos Humanos de la Fundación Kapaeeng, en 2019 se denunciaron al menos 26 casos de violencia contra mujeres indígenas. De esos casos, 14 se denunciaron en las llanuras y el resto (12) en las colinas de Chittagong. Al menos 33 mujeres indígenas fueron agredidas sexual o físicamente en los 26 incidentes mencionados. De las 33 víctimas, 12 fueron identificadas de las CHT y las otras 21 eran de las llanuras. Entre los incidentes denunciados, al menos siete mujeres y niñas fueron violadas, cinco murieron o fueron asesinadas después de la violación, mientras que otras siete mujeres sufrieron un intento de violación. Entre otros incidentes registrados en 2019 en relación con la violencia contra las mujeres y las niñas, tres fueron violadas por bandas, 61 fueron agredidas físicamente y nueve fueron agredidas sexualmente.

Bangladesh examinado en el marco de la Convención contra la Tortura

Bangladesh es un Estado parte en la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes desde 1998. El órgano de vigilancia de la Convención, el Comité contra la Tortura, examinó por primera vez a Bangladesh en julio de 2019. En consecuencia, el 9 de agosto, el Comité especial formuló 77 recomendaciones al Gobierno de Bangladesh en las observaciones finales. Bangladesh presentó su informe ante el Comité contra la Tortura el 23 de julio por primera vez desde que ratificó la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura en 1998.

El Ministro de Justicia, Anisul Huq, encabezó una delegación de 28 miembros de Bangladesh.

En lo que respecta a los derechos de las minorías, dijo que el gobierno era diligente en poner freno a toda violencia o tortura dirigida a las minorías para mantener una sociedad laica e inclusiva. Mencionó, además, que también mantenía una política estricta para hacer frente a cualquier forma de violencia contra las minorías religiosas bajo cualquier pretexto.18

Durante el proceso de examen, los expertos del Comité acogieron con satisfacción la prohibición constitucional de la tortura y la promulgación de la Ley contra la tortura. Sin embargo, el Comité contra la Tortura expresó  su preocupación por las constantes denuncias de torturas y malos tratos generalizados y sistemáticos por parte de los agentes del orden con el fin de obtener confesiones o solicitar el pago de sobornos, por la falta de información pública sobre estos casos y por el hecho de que no se garantizara la rendición de cuentas de los organismos del orden, en particular el Batallón de Acción Rápida (RAB). El Comité está seriamente preocupado por las numerosas y constantes denuncias de detenciones arbitrarias, detenciones no reconocidas y desapariciones forzadas, así como por las denuncias de uso excesivo de la fuerza, incluso en el contexto de las recientes elecciones y manifestaciones públicas.

El Comité formuló sus observaciones finales sobre Bangladesh el 9 de agosto de 2019 y recomendó que el Gobierno reconociera públicamente que la tortura no se tolerará en ninguna circunstancia y garantizara que sus autoridades, de preferencia órganos independientes, llevaran a cabo investigaciones penales rápidas, imparciales y eficaces de todas las denuncias de tortura, malos tratos, detenciones no reconocidas, desapariciones y muerte bajo custodia. Recomendó que se realizara una investigación independiente de las denuncias de este tipo presentadas contra miembros de la RAB.19

En su observación sobre la violencia contra las minorías indígenas, étnicas y religiosas y otros grupos vulnerables, el Comité mencionó:

El Comité está preocupado por las denuncias de intimidación, acoso y violencia física, incluida la violencia sexual, cometidas contra miembros de comunidades indígenas, étnicas y religiosas minoritarias, incluso por funcionarios del Estado o con su cooperación”. Esto incluye el ataque del 6 de noviembre de 2016 en Gobindaganj, distrito de Gaibandha, en el que murieron tres miembros de la comunidad indígena Santal y más de 50 resultaron heridos; en relación con el cual la Oficina de Investigación de la Policía presentó un informe el 28 de julio de 2019 en el que se afirmaba que ningún policía había participado en el incendio de sus hogares y escuelas y en el saqueo de otras propiedades, a pesar de que las imágenes de televisión mostraban lo contrario.

... El Comité también tomó nota de las denuncias de violación y agresión sexual de dos adolescentes en las colinas de Chittagong por miembros del ejército en enero de 2018 y de la desaparición del activista de los derechos de los indígenas de las colinas de Chittagong Michael Chakma el 9 de abril de 2019, que la delegación indicó que estaba siendo investigada.20

Por último, el gobierno de Bangladesh recibió recomendaciones del Comité. Entre otras, las recomendaciones relacionadas con los derechos de los indígenas y las minorías étnicas son:

  • El Estado parte debe velar por que se realicen investigaciones independientes de las denuncias de ataques y violencia contra los indígenas, los grupos étnicos, religiosos y otras minorías vulnerables, incluidas las que se han detallado anteriormente;
  • Proteger la seguridad de las personas pertenecientes a grupos indígenas, étnicos y religiosos minoritarios; garantizar que tengan acceso a un mecanismo independiente de denuncias;
  • Proporcionar reparación, incluida la indemnización y la rehabilitación, a la comunidad Santal y a los miembros de otras minorías y grupos vulnerables que hayan sufrido violencia física, daños y saqueo de sus bienes;
  • Recopilar y publicar información estadística sobre los ataques a la violencia contra las minorías indígenas, étnicas y religiosas y otros grupos vulnerables, incluidos los miembros de la comunidad LGBTI;
  • Enjuiciar y castigar a los autores de todos los actos de violencia cometidos por la policía y los agentes no estatales contra los miembros de los grupos

Sin embargo, para aplicar estas recomendaciones el Gobierno necesita voluntad política y un plan integral. Las organizaciones de la sociedad civil instaron al Gobierno a que elaborara un plan de acción específico y con plazos concretos para la aplicación efectiva de las recomendaciones del Comité y a que diera a conocer las recomendaciones al público. El Gobierno ha indicado que tiene la intención de elaborar ese plan.

Notas y referencias

  1. Oficina de Estadística de Bangladesh, 2011, Censo de población y vivienda de 2011, Gobierno de la República Popular de Bangladesh, Dhaka, pág.
  2. Barkat, A. 2015, Political economy of unpeopling of indigenous peopling of indigenous peoples: the case of Bangladesh. Documento presentado en la ª conferencia bienal de la Asociación Económica de Bangladesh, 8 a 10 de enero de 2015, Dhaka.
  3. Halim, S. 2015, Land loss and implications on the plain land adivasis, en Sanjeeb Drong (ed.): Songhati, Foro de los Pueblos Indígenas de Bangladesh, pág.
  4. El artículo 23A estipula que “El Estado adoptará medidas para proteger y desarrollar la cultura y la tradición locales singulares de las tribus, las razas menores y las sectas y comunidades étnicas”.
  5. “Government directive restricting word ‘adivasi’ irks personalities”. New Age Bangladesh, 30 diciembre 2019: http://www.newagebd.net/article/95071/ government-directive-restricting-word-adivasi-irks-personalities?fbclid=I- wAR36CtaxeyngIpZAr04_HLTw3N3vKv7O3h5S-RYSdZsD3zHKLi9AE2PZ8TQ.
  6. “HRFB concerned over NGO bureau’s directive”. The Daily Star, 1 enero de 2020: https://www.thedailystar.net/country/news/hrfb-concerned-over-ngo-bu- reau-directive-1847794.
  1. “Indigenous/Adivasi: ONG a las que se les pide que quiten las palabras de sus nombres”. The Daily Star, 31 diciembre 2019: https://www.thedailystar.net/ backpage/news/indigenousadivasi-ngos-asked-drop-the-words-their-na- mes-1846111.
  2. Ibíd.
  3. Por ejemplo, el Comité de Monitoreo de la Implementación del Acuerdo de las CHT fue reformado en
  4. Por ejemplo, el Comité de Supervisión de la Aplicación del Acuerdo de las CHT y la Comisión de Tierras de las CHT celebraron varias
  5. Parbatya Chattagram Jana Samhati Samity, 1 diciembre 2019, Parbatya Chattagram Chuktir 22 tomo Borshopurti Upolokkhye Parbatya Chattagram Jana Samhati Samitir Songbad Sommeloner Mul Boktobyo (Mensaje clave del PCJSS en el 22.º aniversario del Acuerdo sobre las CHT), Hotel Sundarban,
  6. CHT News, 2 enero 2020, disponible en: http://chtnews.blogspot.com/2020/01/ blog-post_2.html.
  7. Parbatya Chattagram Jana Samhati Samity, 26 octubre 2019, Home Minster’s Visit to CHT: Provocative and threatening speech with one-sided allegation of terrorism caused unnerving panic in the psyche of mass people, disponible en: https://www.pcjss.org/home-ministers-visit-to-cht-provocative-threatening- speech-with-one-sided-allegation-of-terrorism-caused-unnerving-panic-in- the-psyche-of-mass-people/.
  8. Ahmed, Hana Shams, Un escuadrón de la muerte viene a las colinas. Netra News, 26 diciembre 2019: https://netra.news/2019/a-death-squad-comes-to- the-hills-450.
  9. “Rights bodies concerned“. The Daily Star, 25 septiembre 2019: https://www. net/city/news/rights-bodies-concerned-1804819.
  10. “Stop stone extraction from Sangu, Matamuhuri Rivers: High Court”. Daily Sun, 24 febrero 2019: https://daily-sun.com/post/373510/2019/02/24/ Stop-stone-extraction-from-Sangu-Matamuhuri-Rivers:-High-Court-
  11. Kapaeeng Foundation, 2020, Informe de Derechos Humanos 2019 sobre los pueblos indígenas en Bangladesh, Dhaka
  12. CAT/C/SR.1771
  13. Naciones Unidas Derechos Humanos. (CAT/C/BGD/1). Consultado 20 febrero 2020: https://tbinternet.ohchr.org/Treaties/CAT/Shared%20Documents/BGD/ pdf
  14. Ibid

Pallab Chakma es un activista de los derechos de los pueblos indígenas y director ejecutivo de la Fundación Kapaeeng, una organización de derechos humanos de los pueblos indígenas de Bangladesh. Correo electrónico: paEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Bablu Chakma es un defensor de los derechos humanos y un estudiante de toda la vida de las luchas de la vida indígena. Correo electrónico: bablu_ Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Este artículo es parte de la 34ª edición de El Mundo Índigena. La publicación es un resumen de los principales acontecimientos que los pueblos indígenas han vivido. Descarga El Mundo Indígena 2020 aquí

Sobre nosotros

El Grupo Internacional de Trabajo sobre Asuntos Indígenas (IWGIA) es una organización global de derechos humanos dedicada a promover, proteger y defender los derechos de los pueblos indígenas. Conócenos

 

 

Mundo Indígena

Nuestro anuario, El Mundo Indígena, ofrece un informe actualizado de la situación de los pueblos indígenas en todo el mundo. Descargar El Mundo Indígena 2020

Contáctanos

Prinsessegade 29 B, 3er piso
DK 1422 Copenhague
Dinamarca
Teléfono: (+45) 53 73 28 30
Mail: iwgia@iwgia.org
CVR: 81294410

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto